Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trump se solidarizó y sugirió ejecuciones en masa a los terroristas

logotipo de LA NACION LA NACION 18/08/2017

WASHINGTON.- Donald Trump condenó en Twitter el ataque de Estado Islámico (EI) en Barcelona y ofreció su ayuda a los españoles. Luego, sugirió enfrentar al terrorismo con una receta que rescató de una leyenda militar: matar terroristas en ejecuciones masivas.

"Estudien lo que el general estadounidense Pershing les hacía a los terroristas cuando los capturaba. ¡No hubo más terrorismo islamista en 35 años!", escribió Trump ayer por la tarde en Twitter, cuando los noticieros de Estados Unidos mostraban las sangrientas imágenes que llegaban desde La Rambla, en Barcelona.

Trump se refería a una leyenda del general John Joseph "Black Jack" Pershing, uno de los comandantes norteamericanos durante la Primera Guerra Mundial. El mito dice que Pershing y sus soldados capturaron en Filipinas a 50 terroristas, ejecutaron a 49 con balas bañadas en sangre de cerdo y dejaron en libertad al único sobreviviente para que le contara a los suyos lo ocurrido.

La leyenda jamás fue verificada. Politifact, una organización dedicada a chequear la veracidad de los dichos de los políticos, colocó la historia en su categoría más baja: "Pantalones en llamas". Politifact consultó a ocho historiadores. Ninguno halló evidencias que respaldaran la historia o sugiriera que la táctica -un crimen de guerra, una violación de derechos humanos- tuviera la efectividad que le otorgó Trump.

El presidente, que ha construido una reputación de mentir, decir falsedades o diseminar teorías conspirativas o información inexacta, ya había relatado la leyenda como si se tratara de una historia cierta el año anterior, durante un acto en Carolina del Sur antes de la interna republicana.

Pero el mensaje que Trump envió en Twitter sí logró cambiar las críticas al presidente, que, al menos por unas horas, dejaron de concentrarse en el espaldarazo que le dio esta semana a los movimientos supremacistas blancos, neonazis y miembros del Ku Klux Klan con su reacción a la violencia y la tensión racial que se vivieron en Charlottesville. Ayer, las críticas fueron por mentir y promover un crimen de guerra en medio del peor atentado terrorista en España desde los ataques de 2004.

Antes de abrir una nueva polémica, Trump había condenado el ataque de Barcelona. "Estados Unidos condena el ataque terrorista en Barcelona, España, y hará todo lo que sea necesario para ayudar. Sean fuertes y duros, ¡nosotros los amamos!", escribió el presidente.

El presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, respondió al mensaje en la red social agradeciendo el gesto de solidaridad. "Los catalanes son, han sido, y siempre serán gente de paz. La democracia superará el terrorismo y el barbarismo", escribió.

En Estados Unidos, los mensajes de apoyo a España y Barcelona en las redes sociales, en comunicados o en la televisión se sucedieron durante todo el día. El ataque, perpetrado por EI, recicló la violencia que ya se vivió en otras capitales de Europa, como París, Bruselas o Barcelona. Durante horas, las sangrientas imágenes de La Rambla se repitieron en los noticieros y en Twitter. España integra la coalición que lidera Estados Unidos contra EI en Sira e Irak.

"Michelle y yo estamos pensando en las víctimas y sus familias en Barcelona. Los norteamericanos vamos a estar siempre con nuestros amigos españoles", escribió en Twitter el ex presidente Barack Obama. "Un abrazo", cerró, en español.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon