Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un partido satírico alemán con propuestas insólitas logró lo impensado: una banca

logotipo de LA NACION LA NACION 27/05/2014 Laura Lucchini - La Nacion

BERLÍN.- La introducción de "cuotas de vagos" en los consejos directivos de partidos y empresas, la construcción de un muro alrededor de Suiza y la aprobación de un salario mínimo de un millón de euros al mes. Se puede estar sentado en el nuevo Parlamento Europeo y defender todas esas propuestas.

Es el caso de Die Partei, una formación política alemana que nació como una provocación satírica y que, sin embargo, terminó ganando de verdad: un 0,6% de los votos, lo que le valió un escaño y un aporte monetario de Europa para los próximos años.

En febrero pasado, el Tribunal Constitucional alemán determinó que el mínimo exigible en este país de un 3% de los votos para entrar en el Parlamento Europeo era contrario a la Ley Fundamental. Atendió así a una querella interpuesta por 19 pequeños partidos políticos locales.

De hecho, la decisión abrió la puerta a formaciones políticas marginales, que hasta entonces habían tenido vedado el acceso a la Eurocámara.

Los efectos de esta decisión no pudieron quedar más claros tras la votación de anteayer.

Por primera vez, Alemania mandará al foro de la democracia europea un diputado neonazi de la formación derechista NPD. Es un partido que se inspira abiertamente en la tradición nacional socialista alemana, poblado por nostálgicos de Adolf Hitler.

Otras formaciones menores que tendrán derecho a escaños en el Parlamento Europeo son el Partido de la Familia, el Partido de los Animalistas y el Partido Pirata.

La diferencia entre todas estas formaciones políticas y Die Partei (El Partido, en alemán) es que este último nació como una broma, con el fin deliberado de la provocación y de la sátira contra el sistema político establecido.

"Merkel es tonta" es la pancarta electoral más famosa de esta formación política, que con su protesta alegre logró sumar 184.525 votos.

La introducción de la edad para el voto entre los 12 y 52 años; la abolición de la hora legal; el enjuiciamiento público "por todo" de la canciller Angela Merkel en el estadio Olímpico de Berlín, y la despedida del célebre presentador Markus Lanz son otros de los puntos de su disparatado programa electoral. No falta Europa: "La Unión Europea (UE) nos da absolutamente lo mismo" es su lema.

El fundador de esta alternativa para euroescépticos, y también su candidato, es Martin Sonneborn. Este cómico y periodista es ex director de la revista satírica alemana Titanic, una publicación irreverente que ataca a los poderes establecidos y a la Iglesia. No bien se conoció la noticia de su victoria, anunció que ya pensaba en su dimisión. "Me concentraré intensamente durante cuatro semanas en mi renuncia", dijo Sonneborn. Anunció que tiene pensado un mecanismo de rotación en el escaño de los 60 miembros del partido.

"Vamos a intentar dimitir cada mes. Esto quiere decir que cada uno puede ir a mirar Bruselas por 33.000 euros por un mes. Después de renunciar recibirá seis meses de sueldo de transición. Queremos ordeñar a la UE como ésta ordeñó a los pequeños países del sur de Europa", agregó.

Fundado en 2004, el partido de Sonneborn está acostumbrado a los escándalos. En 2013 se presentó a elecciones regionales con la propuesta de reconstruir el Muro de Berlín.

En tanto, en esta campaña electoral su mensaje audiovisual fue una película erótica que muchos canales de televisión no quisieron transmitir.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon