Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un sicario asesinó de 11 balazos a un abogado en San Fernando

logotipo de Tiempo Argentino Tiempo Argentino 28/05/2014 Tiempo Argentino
Un sicario asesinó de 11 balazos a un abogado en San Fernando © INFOnews Un sicario asesinó de 11 balazos a un abogado en San Fernando

No hay que subestimar el rencor de un hombre, porque es la llama que alimenta el deseo de venganza. Daniel Berdugo, abogado, de 64 años, recibió once balazos en su casa del partido bonaerense de San Fernando. A Rubén Del Ponte, de 54, el pintor que lo ayudaba a refaccionar la propiedad, le pegaron dos tiros y sobrevivió para contar el horror. El motivo, dicen los policías que trabajan en el caso, fue una vieja disputa económica que la víctima mantenía con Jonathan Pigliese, quien habría contratado al sicario Cristian Javier Quijano para acabar con el asunto.  Al cierre de esta edición, ambos sospechosos permanecían detenidos.
Los voceros explicaron que el asesinato ocurrió el lunes alrededor de las 17, en la esquina de Italia y Humaitá. Parados en la vereda, Berdugo y Del Ponte conversaban sobre el avance de la puesta a punto del departamento que se había desocupado días antes y que el abogado pensaba volver alquilar. La charla se interrumpió cuando una camioneta Renault Duster 4x4 frenó de golpe y el conductor se bajó envalentonado, por lo que los dos hombres apuraron el paso para ocultarse dentro de la vivienda. Lejos de acobardarse, el desconocido los persiguió empuñando un arma de fuego.
Las fuentes policiales que intervienen en la investigación aseguraron que dentro del departamento, el tirador descargó once balazos sobre Berdugo, que cayó fulminado al piso. El pintor recibió dos tiros, uno en el abdomen y otro en un glúteo. El dueño de casa no salió vivo de la escena, mientras que el changarín permanece internado fuera de peligro.
De acuerdo a la secuencia cronológica que narraron las fuentes, luego de ejecutar al abogado, el tirador ganó tranquilo la calle, se subió a la camioneta y escapó a toda marcha, aunque más tarde fue localizado por los agentes de la Jefatura Departamental Conurbano Norte en un hotel de Virreyes, donde lo detuvieron.
El comisario mayor Claudio Blanco detalló que "el fiscal de San Fernando Alejandro Musso ordenó siete allanamientos y en uno de ellos, realizado en un hotel, fue apresado el autor del hecho. Tenía en su poder armas de fuego y municiones de uso de guerra".
Las armas que Cristian Javier Quijano, también conocido como "El Loco", atesoraba eran un revólver calibre 38, una pistola 9 milímetros y dos escopetas de fabricación casera. También guardaba 80 municiones 9 milímetros, de la misma marca que las balas que mataron al abogado y lastimaron al pintor, otras calibre 11.25, dos bombas de estruendo y una campera similar a la que usó el asesino en el crimen.
Con el homicida preso, los agentes fueron por el presunto instigador del homicidio y no tardaron en establecer que el principal sospechoso era Jonathan Pigliese, con quien la víctima mantenía un antiguo conflicto como consecuencia de la sucesión y compra de la propiedad donde ocurrió el crimen. Al parecer, la titularidad de la vivienda fue ganada por el abogado luego de un juicio que duró varios años, lo que enfureció a Pigliese. "La propiedad pertenecía a la esposa del supuesto instigador y el abogado se la quedó porque la mujer tenía una deuda importante con él", cerró el comisario Blanco, parado en la puerta de la casa donde el hombre de leyes cayó muerto por las cuentas del pasado.  «

     

El silencio de los vecinos

Los vecinos del barrio donde fue acribillado a balazos el abogado Daniel Berdugo saben más de lo que dicen. La mayoría aseguró que al hombre se lo veía seguido cada vez que los inquilinos desocupaban alguno de los dos PH que había construido en la esquina de Italia y Humaitá, en San Fernando.
La víctima vivía en un country de zona norte pero tenía su estudio jurídico en Avellaneda y Arroyo Cordero, a pocas cuadras del lugar. Sin embargo, era un abogado conocido: "A mí me llevó adelante dos juicios laborales. En los dos casos llegamos a un arreglo y él cobró su porcentaje. No parecía tener problemas con nadie", se animó a contar un hombre que, si bien vive a pocos metros de la esquina, el lunes a la tarde no llegó a escuchar ninguno de los tiros porque, como gran parte de sus vecinos, se encontraba trabajando.
Berdugo administraría el 50% de esa propiedad desde hacía más de diez años, tras haber cancelado una deuda con honorarios con la familia que vive al lado, sobre la calle Humaitá. Ayer, todos los vecinos consultados prefirieron no referirse al supuesto criminal, ni brindar datos sobre la familia que está en la mira de la justicia por el crimen.

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon