Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una política de fotos: la estrategia preferida para candidatos indefenidos

logotipo de LA NACION LA NACION 28/05/2014 La Nacion
Una política de fotos: la estrategia preferida para candidatos indefenidos © Copyright 2012 SA LA NACION | Todos los derechos reservados Una política de fotos: la estrategia preferida para candidatos indefenidos

El intendente de Neuquén, Horacio "Pechi" Quiroga, recibió en enero a José Scioli, en abril al funcionario macrista Guillermo Dietrich y en mayo a Sergio Massa. Su colega massista de Junín, Mario Meoni, se fotografió días atrás con Mauricio Macri, que también desayunó con el ex massista Facundo Moyano. Massa le contestó al líder de Pro la semana pasada con una instantánea plena de sonrisas con Cristian Ritondo, legislador porteño por Pro, quien a su vez protestó por recibir críticas mientras su compañera Gabriela Michetti volaba a Mar del Plata para inmortalizar momentos con Elisa Carrió, que con sus instantáneas pone tensos a sus aliados de UNEN.

La lista, antojadiza y parcial, habla a las claras de una moda que tiene muchos otros nombres propios: la de las fotos políticas que hoy llenan las páginas de los diarios y minutos de comentarios en radio y tevé, aunque no siempre se traduzcan en acuerdos o alianzas concretas.

¿Más ejemplos? Roberto Lavagna recorrió la bolsa de Comercio con Massa , pero no deja de aconsejar a Scioli, un dirigente al que solía frecuentar el mandatario cordobés, José Manuel de la Sota, antes de reunirse con el ex intendente de Tigre. Aída Ayala, intendenta radical de Resistencia, voló a Buenos Aires para reunirse con Macri días después de su café público con el líder del Frente Renovador, y el senador neuquino Guillermo Pereyra fue otro de los que transitaron varios despachos de presidenciables en los últimos meses, mientras el gobernador correntino, Ricardo Colombi, se mostró con Sanz, Massa, Scioli y pronto estará con Macri sin tener que decidirse por ninguno.

¿Se trata de un síntoma de distensión política o de un intento de maquillar la falta de acciones concretas? ¿Por qué dirigentes nacionales se arriesgan a aparecer junto a dirigentes que luego se reúnen con su competidor directo? ¿El cálculo político supera a la estrategia para exponer ideas y persuadir?

Los protagonistas dan su visión. "Todo lo que sean encuentros de dirigentes de distintos partidos para solucionar problemas de la gente está bien. Lo que puede ser chocante o generar desconfianza es cuando sólo se pretende hacer política a través de los medios", dijo Michetti a la nacion. La senadora defendió sus fotos con Carrió y Cobos, "porque tienen un objetivo y no son mensajes para nadie". Criticada por su foto con Massa, la intendenta Ayala afirmó: "Falta un año y medio para las elecciones, uno puede recibir a un legislador nacional aunque tenga ideas y convicciones contrarias a las nuestras", dijo la dirigente de la UCR.

"La política argentina se ha caracterizado estos años por la confrontación y la descalificación. Hoy es necesario renovarla con diálogo y señales de convivencia. En ese sentido, si el diálogo está o no acompañado por imágenes es secundario. Lo central es que la política argentina vuelva a dialogar", coincidió el diputado Adrián Pérez (Frente Renovador).

Detrás de bambalinas, asesores y consultores festejan. "Todos buscan la foto con epígrafe, generar hechos comunicables de manera efectiva y barata. Y me parece bien, porque son reuniones transparentes que no se esconden", afirma Martín Baintrub, periodista de la consultora Persuasión. "Si bien hay veces en las que la foto no se justifica, el kirchnerismo instaló la idea de que el adversario es un enemigo. Y no lo comparto", afirmó Baintrub, que asesora a Colombi y otros políticos de UNEN.

El encuestador Jorge Giaccobe coincide con esa visión. "Sacarse una foto, en general, califica, habla de una relación, posiciona al que se la saca. Y si estás con muchas personas importantes calificás más", analizó. "Es obvio que una foto no reemplaza a la política, pero también es cierto que la gente no vota ideas ni partidos, sino personas. Lavagna, por ejemplo, está diciendo que puede ser ministro de Massa o Scioli", razonó.

¿Hasta cuándo seguirá esta moda? ¿Será permanente o tendrá fecha de vencimiento cuando se presenten las alianzas electorales?

"Estos hechos tienen que ver con cómo se hace política y periodismo en el país, más con la explosión de las redes sociales. Pero lo que además indican las fotos es el grado de volatilidad de la política argentina. Cualquiera puede estar con cualquiera, y eso es una realidad", reflexionó Alejandro Catterberg, director de la consultora Poliarquía. Para Catterberg, "nadie se sorprendería si al final Scioli terminara con Massa, o Massa con Macri, o Macri con UNEN. Hay una ensalada política sin grandes diferencias de fondo. Eso es lo que muestran las fotos de estos días", culminó.

El intendente de Neuquén, Horacio "Pechi" Quiroga, recibió en enero a José "Pepe" Scioli y destacaron sus coincidencias; en abril, luego de recibir al subsecretario macrista Guillermo Dietrich, Quiroga se reunió con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa

Martín Insaurralde fue candidato a diputado por el Frente para la Victoria, pero sorprendió a todos con su foto playera junto a Massa; sin embargo, el ex intendente de Lomas de Zamora es el postulante que tiene en mente Daniel Scioli para la provincia

Al igual que otros intendentes radicales, como Aída Ayala y Ramón Mestre, Mario Meoni (Junín) tiene buenas relaciones con Macri (se juntaron hace pocas semanas) mientras reafirma su pertenencia al Frente Renovador que encabeza Massa

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon