Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

URBA Top 12: con el regreso de Agulla, Hindú recuperó otro hijo pródigo

logotipo de LA NACION LA NACION 13/08/2017

Al día siguiente de haber regresado a la Argentina ya estaba jugando en la intermedia, try incluido. Una semana más tarde, Horacio Agulla volvió a la primera de Hindú , 10 años después de haber emprendido una notable carrera profesional en el exterior y en los Pumas.

El carácter emotivo del retorno eclipsó una tarde que no fue la mejor en términos rugbísticos: Newman se impuso 35-26 y Agulla vio la tarjeta amarilla. Anecdótico para Horacito, que valoró antes el haber vuelto a vestir los colores que ama: "No fue el partido soñado, pero no importa. Volver a ponerme la camiseta de Hindú es algo que esperaba hace muchísimos años y lo disfruté mucho; fue algo especial".

Agulla emigró a Francia a los 22 años luego de una fulgurante aparición en el Mundial de Francia 2007. Jugó en Dax, Brive, Leicester, Bath y Castres. En junio se despidió del rugby internacional representando a Barbarians ante Inglaterra y Ulster. Volvió al país el viernes de la semana pasada, fue a Rosario a acompañar al equipo y terminó jugando 20 minutos en la intermedia. Ocho días después cumplió su anhelo de volver a la primera.

"Siempre soñé con volver al club. Es donde empecé, donde están mi familia y mis amigos. Quería que mis hijos me vieran jugar con esta camiseta", contó Agulla, que tuvo el aliento de su mujer Vicky y sus hijos Mila (3 años), Horacito (2) y el recién llegado Cruz (un mes). "Fue una decisión que tomamos en conjunto con mi mujer. Ya la temporada pasada empezamos a pensar en la vuelta. Sentía que se había cumplido una etapa".

A los 32 años, y con 63 partidos en los Pumas sobre sus espaldas, incluidos tres Mundiales, Agulla tiene mucho para aportarle a este equipo de Hindú, reciente campeón del Nacional de Clubes, pero que no arrancó de la forma esperada en la URBA. "Voy a jugar hasta donde me dé, pero no me fijo en los resultados", aseguró. "Mi única motivación son las ganas de jugar, de divertirme. Cuando te vas por tanto tiempo al rugby profesional, hay cosas que se pierden. La mística se va desgastando. Volver a jugar por el amor a la camiseta es algo inexplicable. Lo único que quiero es jugar con mis amigos".

Ayer, por la 13ª fecha del Top 12, Hindú no pudo hacer valer la jerarquía de sus individualidades y se vio superado por un brioso equipo de Newman, que jugó un gran partido. En los backs, Hindú dispuso una especie de dream team: además de Agulla, hace un par de meses regresó Santiago Fernández tras siete años en Europa y ayer lo hizo desde el banco Felipe Ezcurra, que no jugaba desde la final de 2015 por estar contratado por los Jaguares; además están Bautista Ezcurra, que integra el plantel de los Pumas para el Rugby Championship, Joaquín Díaz Bonilla de los Jaguares, Sebastián Cancelliere de Argentina XV, Bautista Álvarez (ex Argentina XV), Severiano Escobio (ex Pumita) y Hernán Senillosa (ayer no jugó por una lesión muscular).

Así y todo, y a pesar de haber empezado ganando 14-0 en 10 minutos (dos tries de Álvarez), Newman se llevó de Don Torcuato una gran victoria, sustentada en el tackle, en el desgaste de los forwards y en el desequilibrio de Gonzalo Gutiérrez Taboada. "Sabíamos lo que era Hindú, pero nos enfocamos en lo que podíamos hacer nosotros. Ahí estuvo la clave", explicó el apertura. "Tuvimos una gran defensa y salimos a jugar con intensidad de entrada, y mantuvimos la paciencia y jugamos bien estratégicamente".

Newman volvió a ganar luego de cinco partidos (4 derrotas y un empate) y sobrepasó a su vencido en la sexta ubicación, con lo que vuelve a estar en carrera para entrar en las semifinales (se clasifican cuatro).

Hindú continúa con su andar irregular, pero con nueve partidos por jugar y en función de los nombres propios que ostenta (ayer le faltó toda la primera línea titular), sigue siendo uno de los candidatos. Para Agulla, una cuestión que queda en segundo plano. Para el resto de los equipos, una amenaza potente.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon