Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Uribe-Zuluaga, la opción de hierro

logotipo de INFOnews INFOnews 25/05/2014 Mariano Ciafardini
AP Photo - Fernando Vergara (AP Photo - Fernando Vergara) © AP Photo/Fernando Vergara AP Photo - Fernando Vergara (AP Photo - Fernando Vergara)

El candidato de Uribe en las elecciones colombianas, Oscar Zuloaga, parece haber tenido su "Watergate", en plena campaña presidencial. La justicia colombiana habría descubierto que, con pleno conocimiento de Zuluaga (y, por supuesto, de su sponsor Uribe), el encargado de la propaganda a través de redes sociales para la campaña, Ángel Sepúlveda, se habría infiltrado en las conversaciones de paz, entre las FARC y el gobierno colombiano,para boicotearlas. Así lo terminó de confirmar el hacker español que trabajaba para Sepúlveda, Rafael Revert, ahora testigo protegido de la justicia, que dijo, además, que la forma del boicot consistiría en mostrar engañosamente a las FARC que el gobierno las estaba espiando.

El hecho de que todo ello haya sido descubierto es una buena noticia para el proceso de paz colombiano y, consiguientemente, para la integración latinoamericana, porque se desarma un peligroso boicot a las cruciales conversaciones de paz cuyo exitoso final es imprescindible para desmantelar la tensión permanente en el área y ayudar al acercamiento entre Ecuador, Venezuela y Colombia.

En cuanto a la incidencia que estas revelaciones de las maniobras sucias  de Uribe tengan sobre el resultado electoral en el que su partido "Centro Democrático" pareciera marchar parejo con el del presidente Santos candidato a la reelección, (26% y 28%, respectiva y aproximadamente), es algo sobre lo que no se puede especular. Ni siquiera, en el medio de esta guerra de hackeados e informaciones falsas, se puede confiar demasiado en los resultados de las propias encuestas.

Cierto es que el tema de las conversaciones de paz no ocupan el centro de la preocupación electoral de los colombianos en este momento, donde el desempleo, la salud y la seguridad encabezan el ranking de preocupaciones, y las FARC tienen una alta imagen negativa, al menos entre lo habilitados para votar.

Por lo tanto, en caso de una segunda vuelta entre  Zuloaga y Santos, el actual presidente tendrá que ser lo suficientemente seductor con el aproximadamente 20%  que en primera vuelta se repartiría entre los votantes del Polo Democrático y la Alianza Verde.

Desde el punto de vista del proceso de integración autónoma de Latinoamérica es evidente que, ante esta opción, que parece ser de hierro, entre Santos y Zuloaga-Uribe, debe desearse y apoyarse el triunfo del primero. Para Zuluaga la UNASUR  es producto de un "Castro-chavismo nefasto para América Latina" y es conocida la posición guerrerista del uribismo, no sólo contra las FARC (y toda oposición de izquierda en Colombia), sino con sus vecinos suramericanos.

El triunfo de Uribe sería una bomba de tiempo implantada en el corazón del proceso de integración democrática regional. Santos, por el contrario, ha demostrado tener capacidad para acusar recibo de las señales que le manda el contexto de una región, y de un mundo, que ya no es unipolar. En el caso de que Santos triunfe, las conversaciones de paz continuaran. Y la lucha también.

Más de INFOnews

image beaconimage beaconimage beacon