Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Usaron US$ 584 millones de las reservas para hacer tropezar al dólar y ponerle fin a la corrida

logotipo de LA NACION LA NACION 10/08/2017

Por primera vez desde que se inició esta nueva corrida contra el peso, el Banco Central (BCRA) utilizó reservas para frenarla, pero también para recordarles a los que apostaron por una escapada sostenida del dólar que también corren el riesgo de perder dinero. Ese mensaje tal vez haya sido el dato central de una jornada en la que, aunque no logró evitar que el valor del billete al público terminara por encima de los $ 18 (cerró para la venta a un promedio de $ 18,05), fue posible que la acción oficial lograra modificar la tendencia del mercado, concluyen los operadores.

Sucede que, por primera vez desde que decidió intervenir sobre la plaza, el BCRA logró que inversores, fondos y empresas que pagaron más de $ 17,70 por el dólar en el mayorista (llegó a $ 17,8250 en el momento más álgido de la rueda) debieran anotar al final del día un quebranto inesperado.

Hasta ahora, como había advertido LA NACION, el BCRA parecía contentarse con fijarle un techo al valor del billete. El problema es que, con esa actitud, terminó estimulando en los hechos la demanda de dólares, ya que quedó instalada la sensación de que había aparecido un proveedor regular de divisas y a un precio más bajo del que parecía estar dispuesto a convalidar el mercado.

Pero ayer, tras empezar a operar nuevamente apenas abrió el mercado y con la misma actitud, la modificó radicalmente luego del mediodía, al comprobar un desborde de la demanda que hacía que se operaran en dos horas tantos dólares como en una rueda usual en momentos de calma cambiaria.

Fue entonces cuando decidió impulsar una baja en la cotización y no dudó en respaldar esa determinación con una montaña de billetes: sacrificó otros US$ 584 millones de las reservas, con lo que terminó aportando el 58% de lo transado en la plaza cambiaria, en un jornada que cerró con volumen récord de US$ 1012 millones.

"Sin dudas fue la jornada más movida de los últimos tiempos. Para dar con un volumen similar hay que remontarse a fin de junio del año pasado, cuando vendió porque se terminaban de liquidar los contratos de futuros pactados en 2015", describió Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.

"El BCRA iba administrando la tendencia del mercado, pero luego del mediodía pasó a confrontarla. Fue cuando el dólar mayorista se negociaba ya a $ 17,82", indicó Gustavo Quintana, de PR Cambios. "En ese momento empezó a colocar posturas de venta a $ 17,78, que luego bajó a $ 17,75 y así siguió."

A la vez que le bajaba el precio, cargaba en el sistema posturas de venta más agresivas. "Comenzaron siendo de US$ 30 millones y las subieron luego a US$ 50 millones, reforzando la señal que querían transmitir", confió otro operador. "El spot abrió muy demandado y se podría decir que el BCRA lo dejó correr hasta $ 17,825 antes de reducir progresivamente y de modo agresivo su precio", describió Global Agro.

La estrategia oficial apunta a evitar que la corrida esterilice los esfuerzos que, en paralelo, desarrolla el BCRA para tratar de asegurar una baja de la inflación, una tarea que se le volvió más titánica de lo que sus propias autoridades imaginaban, aunque -en muchos casos- por ajustes de precios que dispone el propio Gobierno.

¿Calma al mercado?

La duda que se instala ahora es si esta vez el cambio de táctica puede ponerle fin a la corrida contra el peso, algo con lo que se especuló tras la sorpresiva intervención por algo más de US$ 305 millones hace 10 días y que, finalmente, no sucedió.

"La novedad fue que lo dejó subir acompañando y luego intervino con posturas de venta seguidas y a un precio descendente, lo que les hizo perder plata a los que compraron más arriba, dato que puede ayudar a enfriar la presión", apuntó Federico Furiase, economista asociado del Estudio Bein. "Digamos que puso segunda", graficó.

Ramiro Castiñeira, de Econométrica, no duda de que la jugada del BCRA apunta a "reducir volatilidad del tipo de cambio ante la incertidumbre previa a las PASO", pero no ve en ello un intento de ganancia electoral: "El dólar trepó de $ 15 a $ 18 en semanas. Nadie en su sano juicio puede sostener que se sentaron sobre el tipo de cambio para ser complacientes con el electorado urbano, como estamos mal acostumbrados. Si decidieron jugar fuerte es porque evalúan que el desborde ya impacta en el resto de su política", explica.

"La decisión del BCRA de intervenir con el tipo de cambio a estos niveles implica que el dólar enfrenta un muro en los $ 18 y vemos muy difícil que sea vulnerado", juzgó por su parte la consultora Econviews.

Con la megaventa de ayer, el BCRA lleva invertidos US$ 1304 millones de las reservas para limitar la escalada del billete, cifra que supone casi la mitad del repo (préstamo) que acaba de recibir de bancos internacionales. Los analistas creen que la cifra habría sido menor si la reacción oficial no se hubiera demorado un poco, tomando en cuenta las peculiaridades de una economía bimonetaria, que sólo opera con pesos en transacciones menores y corre al dólar para ahorrar o concretar operaciones de mayor envergadura.

La suba del billete hizo renacer la demanda de Letes

El Gobierno colocó ayer entre inversores otros US$ 600 millones en Letras del Tesoro (Letes), con vencimiento en febrero de 2018, por las que pagará una tasa equivalente al 2,8% anual. Con este ingreso cancelará un vencimiento del mismo instrumento. El Ministerio de Finanzas indicó en un comunicado que recibió 6666 ofertas de compra por un monto total de US$ 1380 millones, es decir, una suma 2,3 veces superior a la que buscaba, y detalló que se atendieron todas las ofertas minoristas (por hasta US$ 50.000) mientras que al resto de las posturas se les aplicará un factor de prorrateo del 40,33% para determinar la asignación final. La subasta de ayer mostró una mayor demanda de Letes para ser suscriptas en pesos, dado que podían adquirirse a un cambio de $ 17,7128 cuando la cotización del billete en el mercado estaba superando cómodamente los $ 18. "Hacía rato que no teníamos tantos pedidos de ese tipo", confiaron en un banco que alienta la demanda de estos títulos entre sus clientes.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon