Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Venezuela: acusan a jefe militar por violaciones de DDHH

logotipo de Associated PressAssociated Press 10/07/2017 Por JORGE RUEDA, Associated Press

CARACAS (AP) — La Fiscalía General de Venezuela acusó el lunes a un coronel de la Guardia Nacional por su responsabilidad en violaciones a los derechos humanos de congresistas que fueron presuntamente agredidos por ese jefe militar.

El coronel Bladimir Lugo, a cargo de la seguridad del Congreso, fue citado a comparecer ante la Fiscalía el 13 de julio, indicó el Ministerio Público en un comunicado. La acusación contra Lugo es parte de una investigación relacionada con la violación de derechos humanos de "diputados y otros ciudadanos", quienes habrían sido "agredidos físicamente por este funcionario", agregó el escrito.

La acusación se produce casi dos semanas después de que el presidente Nicolás Maduro condecorara al coronel por lo que pareciera una muestra de apoyo a la Guardia Nacional: un par de días antes de este acto, se difundió un video donde Lugo empuja al presidente de la Asamblea Nacional —de mayoría opositora— y lo obliga a retirarse tras negarse a dar explicaciones en relación a un incidente en el que congresistas opositoras presuntamente fueron agredidas por subordinados del jefe militar.

Lugo tampoco le permitió al diputado Julio Borges, presidente del Congreso, constatar el contenido de unas cajas que los militares depositaron de manera irregular en la oficina de la Guardia Nacional en el palacio legislativo, hecho que fue considerado como una "violación" a su autonomía.

La citación se registra en momentos en que Lugo es objeto de reproches por el desempeño de la Guardia Nacional durante un choque entre presuntos simpatizantes del oficialismo, legisladores y trabajadores en el palacio legislativo que la semana pasada dejó 12 heridos.

El 5 de julio, día de la independencia venezolana, un grupo de manifestantes afines al gobierno —algunos de ellos portando pasamontañas, armas de fuego y objetos contundentes— ingresaron al Congreso y propinaron golpizas a varios diputados, empleados y periodistas. Luego fueron desalojados por la Guardia Nacional, pero los manifestantes evitaron su salida por más de ocho horas.

Los cuerpos de seguridad, en particular la Guardia Nacional, han sido blanco de críticas de organizaciones defensoras de los derechos humanos y de la Fiscalía por su desempeño en la contención de las protestas antigubernamentales.

De acuerdo a cifras divulgadas el lunes por la Fiscalía, las protestas de más de tres meses han dejado 92 muertos, al menos 1.519 heridos y más de 500 detenidos.

La oposición —que exige elecciones adelantadas y demandan soluciones a los álgidos problemas económicos y sociales del país— llamó el lunes a obstruir por ocho horas las vías de Caracas y otros centros poblados como parte de las protestas que casi a diario realizan en el país.

En varias zonas del este y oeste de Caracas, decenas de policías y guardias nacionales utilizaron gases lacrimógenos y balas de gomas para dispersar a los manifestantes. La mayoría de los bloqueos, empero, se desarrollaron sin incidentes.

En una conversación telefónica con su homólogo venezolano, el presidente ruso Vladimir Putin expresó su reconocimiento a Maduro por "su coraje y esfuerzo" por mantener la estabilidad y la paz en el país. Además, el mandatario ruso rechazó los "esfuerzos políticos, internos y externos, que desconocen el orden constitucional" de Venezuela y afirmó que conocía "con precisión" los intentos foráneos que se organizan contra Venezuela, según indicó la cancillería venezolana el lunes en un comunicado.

Rusia y Venezuela mantienen una estrecha relación, que incluye la cooperación en las áreas de seguridad y defensa, energía, agricultura, ciencia y tecnología y cultura.

image beaconimage beaconimage beacon