Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Weretilneck frena una central nuclear por la derrota electoral

logotipo de LA NACION LA NACION 27/08/2017

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- El resultado de las PASO en Río Negro, con el tercer puesto para el partido del gobernador Alberto Weretilneck, generó un cimbronazo interno. En un intento de mostrar un "acuse de recibo" de las urnas, el mandatario decidió rechazar la instalación de una central nuclear en la provincia, algo que había acordado con el Gobierno e inversores chinos.

Weretilneck fue el principal promotor de la instalación de la central nuclear en la costa atlántica rionegrina, a pesar del rechazo de la Iglesia Católica, de organizaciones ambientalistas, de partidos políticos y de sindicatos. Así se llegó a las PASO y Juntos Somos Río Negro, el partido que creó el gobernador y que por primera vez incursionaba en una elección nacional, quedó lejos de la pelea por las dos bancas de diputados en juego con un magro 18%, un punto por debajo de Cambiemos y a 23 puntos del Frente para la Victoria que llegó al 41% de los votos.

Para revertir esos resultados, el partido del gobierno evaluó que debía rever la idea de instalar una central nuclear, el principal tema del que se habla en la provincia desde mayo cuando Weretilneck viajó junto a Mauricio Macri a China y trajo el compromiso de la inversión.

Tras una serie de reuniones con el Gabinete, legisladores e intendentes del partido, el viernes Weretilneck sorprendió al difundir un mensaje grabado en el que confirmó que le había informado a Nación la "posición indeclinable de no autorizar la construcción de una central nuclear en el territorio provincial".

Con una imagen en primer plano de la nota remitida a Nación, Weretilneck indicó que desde que se anunció la planta nuclear hubo "miles de voces que se manifestaron por la negativa y muy pocas por la afirmativa" y remarcó que su postura era que la obra se iba a realizar "siempre y cuando hubiera aceptación social". "Evidentemente no ha habido", dijo.

"Quiero decirles que me ha llegado su mensaje (?) lo he entendido, lo he aceptado y en virtud de su opinión he tomado esta decisión", dijo.

En la nota remitida al subsecretario de Energía Nuclear de la Nación, Julián Gadano, el gobernador señaló que no pone en discusión los aspectos técnicos ni ambientales, sino que tuvo en cuenta "la percepción de una sociedad sobre los riesgos que representa una determinada industria y si está dispuesta a asumirlos o no". "En definitiva, el proyecto careció de licencia social", sentenció.

Desde Cambiemos, el diputado nacional Sergio Wisky cuestionó la decisión y consideró que implica un "alto costo" en la confianza generada con el presidente Macri. Recordó que con la central nuclear se beneficiaría el país por la generación de energía y la provincia con la creación de unos 4000 puestos de empleo en la construcción y 800 una vez en funcionamiento.

El Frente para la Victoria anticipó que presentará un proyecto de ley para prohibir la instalación de una planta nuclear en la provincia, mientras que el gremio ATE, uno de los más combativos que incluso llamó a un paro provincial en rechazo a la planta nuclear, valoró la decisión de Weretilneck "como el triunfo de la movilización popular" aunque puso en duda lo que llamó un "anuncio electoralista".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon