Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ya está acondicionada la casa a la que irá detenida Milagro Sala

logotipo de LA NACION LA NACION 29/08/2017

La casa a la que Milagro Sala será trasladada para cumplir la prisión domiciliaria ya está "habitable". Según allegados a la dirigente social, presa en la comisaría de Alto Comedero desde enero de 2016, ya concluyeron los arreglos en la casaquinta del barrio de El Carmen, que había sido saqueada.

"Le hicimos de todo al lugar, sólo tenía techo, paredes y piso", aseguró a LA NACION una vocera de la Tupac Amaru. Quienes se ocuparon de llevar adelante estos arreglos fueron los propios miembros de la organización social. Desde que los jueces Gastón Mercau y Pablo Pullen Llermanos dieron el visto bueno para que Sala obtenga la prisión domiciliaria, la organización emprendió una campaña de recaudación de fondos para esta tarea.

De todos modos, los abogados de Sala sostienen que aún no tienen novedades sobre el traslado. Según fuentes judiciales de Jujuy, Sala debería abandonar la prisión esta semana, aunque por el momento no hubo una confirmación efectiva del día y aún faltan colocar algunas cámaras de seguridad en el perímetro. La defensa de la dirigente ya presentó un escrito ante los magistrados para que sea trasladada inmediatamente.

En tanto, la decisión de Mercau fue apelada por el fiscal Diego Cussel, por un pedido del fiscal general de Jujuy, Sergio Lello Sánchez.

"Mercau se equivoca en tomar esta decisión, porque el expediente está en manos de la Corte Suprema", dijo a LA NACION Lello Sánchez. Y aseguró que, además, no se cumplen las condiciones para que Sala reciba la prisión domiciliaria. "En su momento evaluamos a Sala con un médico y un psicólogo, y los resultados fueron que está en buen estado."

La casa donde vivirá Milagro Sala, antes de las refacciones © LA NACION La casa donde vivirá Milagro Sala, antes de las refacciones

Hace más de diez días, el juez Pullen Llermanos otorgó la prisión domiciliaria a Sala. Lo hizo luego de autorizar el inmueble que ya había aprobado su par, Mercau. Más allá de que ahora Sala estará en su vivienda particular, será custodiada por Gendarmería y monitoreada a través de un dispositivo electrónico.

Al momento de conocerse la decisión, la familia objetó no sólo el estado de la casa, sino también que no compartiría el lugar con su marido, Raúl Noro, también detenido en un domicilio particular.

La dirigente de la Tupac Amaru tampoco podrá recibir visitas multitudinarias ni de madrugada: el juez dispuso que "podrán ingresar al inmueble un número de personas que no podrá exceder de siete a la vez" y que quienes vayan deberán hacerlo de 7 a 20. La restricción "no se aplicará a los familiares directos de la imputada cuyo listado deberá ser aportado".

La decisión de los magistrados responde a un pedido que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hizo a las autoridades. El 27 de julio pasado, el organismo emitió una cautelar al Gobierno en la que recomendó que se le otorgue el beneficio de la prisión domiciliaria. El plazo para el cumplimiento de la medida era el 11 de agosto. A raíz de la demora en el proceso, varios organismos de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional, se presentaron el viernes pasado a la CIDH y denunciaron el incumplimiento de las fechas.

De todos modos, la CIDH se manifestó conforme con la decisión. En una conversación telefónica con LA NACION, el comisionado que preside la CIDH, Francisco José Eguiguren Praeli, dijo: "Tomamos con mucha satisfacción el que se dictara una medida para seguir la recomendación de la CIDH. Ahora falta que la medida se cumpla".

Sala está presa desde enero de 2016. La causa por la que se la juzga incluye la sustracción de $ 29 millones destinados al mejoramiento de viviendas y asociación ilícita para defraudar al Estado, mediante la extorsión a beneficiarios de planes.

También se la investiga por la desaparición de $ 1300 millones recibidos del Ministerio de Planificación Federal para 2273 casas, que fueron pagadas completamente y no están hechas. Además, Sala está siendo investigada en otras seis causas penales por delitos de corrupción, lesiones graves y tentativa de homicidio.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon