Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El desamor y la necesidad del otro

logotipo de Clarín Clarín hace 3 días clarin.com

“Todas las personas solitarias, ¿de dónde vienen? Todas las personas solitarias, ¿cuál es el lugar al que pertenecen?”

Eso cantaban los Beatles, y en honor al título de la canción una pareja (William Hurt e Isabelle Huppert) llamaron a su hija Eleanor Rigby (Jessica Chastain), presumiblemente sin saber lo solitaria que se sentiría tras una pérdida irreparable.

Más allá de la pérdida, la opera prima de Ned Benson habla de cómo una pareja, la de Eleanor y Connor (James McAvoy-) sale -o no- adelante tras sufrir una tragedia.

La desaparición de Eleanor Rigby sumaba 3 horas y 10 minutos, cuando se presentó en el Festival de Toronto, dividida en dos: Ella y El. Cada película contaba la historia desde el punto de vista, entonces, de Eleanor y de Connor. A Cannes llegó la versión “integral” o pasteurizada de 123 minutos, en la que se ha editado y mezclado una con otra, con mayor hincapié y presencia del personaje de Jessica Chastain.

Eleanor, tras un intento de suicidio, se refugia en la casa paterna. El padre de Eleanor es psiquiatra, y si bien el guión -o lo que quedó en pie- le deja más que nada frases de autoayuda, es en relación con los otros, no sólo con Connor, donde aparece más claro el dolor de Eleanor.

La construcción en cierto punto es sabia. Esconde al espectador el origen del dolor al principio, como llevándolo a que recorra el camino con la pareja, que se ha disuelto. Los paseos, en especial el del desenlace, son más alegorías obvias que remanidas sobre qué camino elegirán.

En eso de los paseos y la charlas que terminan, pareciera, de manera abrupta o precisamente cuando los personajes no tiene mucho más que decir, allí La desaparición… muestra la devoción de su autor por la nouvelle vague -se agregan un afiche en el cuarto de joven de Eleanor, París-. Es que la película escapa al encorsetamiento clásico del cine actual estadounidense, pero no quiere decir que sea devastadoramente innovadora o revolucionaria.

Es, apenas, distinta, con dos grandes actuaciones de Chastain -cuándo no- y un estropeado McAvoy.

El desamor y la necesidad de sentirse entero en compañía del ser amado tiene aquí un entramado que satisfacerá a algunos, y a otros...

"La desaparición de Eleanor Rigby"

Buena

Drama. EE.UU., 2014. 123’, SAM 16. De: Ned Benson. Con: James McAvoy, Jessica Chastain, Viola Davis. Disponible en Netflix.

Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon