Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Jimena Barón, la cábala de Del Potro en Roma

logotipo de Clarín Clarín 19/05/2017

Jimena Barón en Roma (AP) © Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. Jimena Barón en Roma (AP) Uñas pintadas de rojo, un solero celeste, una sonrisa gigante y un tatuaje con la palabra “amor” que los fotógrafos internacionales capturaron con interés. Así se mostró Jimena Barón en Roma, tras los pasos de su flamante novio, Juan Martín Del Potro. En Italia hablan de la “fidanzata” (la prometida) del tenista. En los Estados Unidos remarcan el look de la “Girlfriend”.

Lo cierto es que Barón volvió al país en el que vivió junto a su ex pareja, Daniel Osvaldo (tierra en la que fue mamá de Morrison).

undefined © Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. undefined Con hinchada propia, Del Potro avanza en el Masters 1000 de Roma. La ex "Bailando por un sueño" le trajo suerte al tandilense, quien se impuso ayer al japonés Kei Nishikori 7-6 (7/4) y 6-3 y pasó a los cuartos de final (jugará con Novak Djokovic, número 2 del mundo).

“El más genio del mundo”, escribió la actriz en Twitter, en referencia a un tuit de la señal deportiva ESPN: “Qué movimientos @delpotrojuan ¿Qué opinará Jimena?”.

Barón aprovechó el viaje a Italia para cruzarse con amigas que supo cosechar en su anterior paso por Roma. Y celebra sus dos millones de seguidores en Instagram.

Entusiasmada, la rubia ya programa más aviones en su agenda: espera viajar a Roland Garros, el segundo Grand Slam de la temporada, que se disputará en París. “Lo conozco desde el 2011 y siento que ahora él está pagando platos rotos de mi relación anterior, porque me lastimaron mucho, y todavía me estoy enderezando, pero siento cosas muy lindas por él”, se animó la muchachita en la mesa de Mirta Legrand. “A veces me da pánico de que me salgan las cosas mal porque tuve una experiencia delicada con una persona que me dejó expuesta”. Al parecer, las lágrimas quedaron bien lejos..

Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon