Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Malvinas: la respuesta de la Comisión Provincial por la Memoria tras el escrache a Adolfo Pérez Esquivel en Aeroparque

logotipo de LA NACION LA NACION 21/03/2017 Copyright 2012 SA LA NACION | Todos los derechos reservados
Malvinas: la respuesta de la Comisión Provincial por la Memoria tras el escrache a Adolfo Pérez Esquivel en Aeroparque © LA NACION Malvinas: la respuesta de la Comisión Provincial por la Memoria tras el escrache a Adolfo Pérez Esquivel en Aeroparque

LA PLATA.- Después de no poder dialogar con los isleños en las Malvinas, la comitiva de la Comisión Provincial por la Memoria, integrada por Adolfo Pérez Esquivel , Nora Cortiñas y el Padre "Pepe", entre otros, se encontró con un escrache en Aeroparque de parte de la Comisión de Familiares de Caídos. En respuesta a eso, la CPM emitió un comunicado rechazando las agresiones y expresando que esperan un pedido de disculpas.

"No entendemos la cobarde agresión que hemos sufrido ni las declaraciones públicas que distorsionan nuestra posición y cometido. Sólo pueden entenderse como expresión del más profundo autoritarismo e intolerancia sostenidos en objetivos políticos que desconocemos y en una disputa de la que no somos parte. Por su gravedad esperamos un pedido expreso de disculpas", indica el comunicado de la Comisión que preside el Premio Nobel de la Paz.

En el primer punto del comunicado explican que no aceptan los agravios. "La Comisión Provincial por la Memoria no realizó el viaje, ni ninguna de las actividades previstas en él, en representación de los familiares de los caídos en Malvinas ni de los ex combatientes. Lo hicimos en nombre de nuestro organismo y en el de cada uno de nosotros como ciudadanos de nuestro país que tenemos pleno derecho a expresar nuestras ideas y militar por ellas", indican.

Es que María Fernanda Araujo, presidenta de la Asociación Civil "Comisión de Familiares de caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur", dijo el domingo en Aeroparque: "Los familiares estamos con mucha bronca, no puede ser que un argentino nos trate así. Pérez Esquivel no fue en representación de las familias de los caídos".

En el segundo punto del comunicado se explica sobre los crímenes cometidos en las Islas: "Los soldados conscriptos fueron obligados a la guerra, pelearon sin el equipamiento ni armamento adecuado, contra fuerzas profesionales superiores en equipamiento y entrenamiento.(.)Quienes para aplacar el hambre mataban un cordero, fueron estaqueados bajo el frío, el viento y la lluvia, incluso bajo el bombardeo enemigo, enterrados vivos dejándoles solo la cabeza afuera, sumergidos por horas en pozos de agua helada. Algunos de ellos murieron congelados o de hambre". Sobre estas torturas hay un juicio radicado en Ushuaia.

En relación a las tumbas de soldados enterrados como NN, desde la Comisión indicaron: "De los 123 soldados sin identificar en las tumbas, las familias de 84 de ellos dieron el consentimiento para la identificación y aportaron su muestra para el cotejo del ADN. Es decir, el proceso de identificación cuenta con el apoyo de más de las dos terceras partes de los familiares que quieren saber donde están sus hijos enterrados".

Esto es en respuesta a lo que dijo Fernanda Araujo sobre las tumbas: "En Malvinas no hay NN, tienen nombre y apellido todos los caídos. No se puede decir que son NN, este no es un tema de desaparecidos".

Luego el comunicado habla de la necesidad del diálogo, y cierra con un punto sobre la desmilitarización del Atlántico Sur: "Gran Bretaña tiene hoy en las Islas, una Base militar de enormes proporciones, en la que viven 2.000 personas. Allí se han apostado barcos, submarinos y aviones con armamento sumamente complejo, instalaciones satelitales que les permiten el control de las comunicaciones del cono sur y el desarrollo de una política colonial que se extiende incluso a la Antártida Argentina que, a partir de la ocupación de Malvinas, Inglaterra reclama como propia. Esta base es una clara amenaza a la paz y debe ser desmantelada".

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon