Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Remodelar la Bombonera se ve más factible que hacer una cancha nueva

logotipo de Clarín Clarín hace 3 días
JUANO TESONE La Bombonera volverá a ser sede de la Selección. © Proporcionado por Arte Gráfico Editorial Argentino S.A. JUANO TESONE La Bombonera volverá a ser sede de la Selección.

Ese templo del fútbol mundial ubicado en Brandsen 805 y bautizado como la Bombonera hace 76 años sigue siendo un tema de debate en la Comisión Directiva de Boca. Y es que después de una campaña electoral que tuvo la posibilidad de irse del histórico estadio como un eje troncal, hoy la mirada de Daniel Angelici está más cerca de pensar en una ampliación que en la construcción de una nueva cancha. ¿Por qué?

Mirá también: La venta de entradas para Rafaela - Boca despierta una preocupación para el domingo

Los tiempos de gestión del segundo (y último) mandato del actual presidente no dan para llevar adelante su plan de levantar una nueva cancha. Todos los proyectos, una vez aprobados y financiados, hablan de 36 meses de obras. Y en 2019, esta CD termina su mandato. Hay otros temas que también fueron atendidos. Con la renovación del padrón de socios, Boca aprovechó a censar sobre este tema y con más del 60 % de los socios actualizados, quedarse en la Bombonera sigue siendo la opción que lidera. Por eso se retrasó la idea de hacer un plebiscito, algo que Angelici había dicho que haría en marzo de 2016 y que ahora ni siquiera tiene fecha estimativa. "A veces cuesta más dinero remodelar un estadio viejo que hacer uno nuevo. Pero debemos poner nuestros esfuerzos en ampliarla. Si no podemos ampliarla, queremos demostrar todo lo que hicimos para lograrlo", comentó hace días.

¿Qué hará? "Hace más de 30 años que Boca quiere comprar esas dos manzanas y media que están detrás de los palcos y ningún presidente pudo. Queremos documentarlo, son 182 vecinos y queremos tener su opinión firmada. Estamos muy avanzados con el Colegio de Martilleros y el sentido común indica que tenemos que tenerlas nosotros", sostuvo Angelici. Su idea, con un contexto político favorable esta vez, es avanzar con la compra de esos terrenos y así lograr que el club tenga la posibilidad de cerrar su estadio y ampliar su capacidad a más de 75 mil lugares.

Mirá también: Ponzio desafía a Boca: "Faltan diez fechas y puede pasar cualquier cosa"

El cambio de parecer y el freno al nuevo estadio también respondió a otro asunto: el dinero. Boca gastó mucho más de lo previsto para terminar la primera etapa de la obra en el predio que inauguró en Ezeiza y ahora deberá invertir cerca de 20 millones de pesos para hacer obras sociales, culturales y deportivas en los terrenos que adquirió linderos a Casa Amarilla (son tres hectáreas). Antes de agosto, esas obras deben estar avanzadas para cumplir con lo firmado con el Gobierno de la Ciudad. Y si bien la Ciudad todavía no lo hizo, será solicitado un estudio de impacto ambiental en el caso que Boca piense en hacer una cancha nueva en La Boca. Más de un experto ya advirtió que el terreno y las exigencias modernas imposibilitarían. hacer una mole de cemento al lado de otro monstruo de hormigón. Por eso entraron en discusión nuevamente las dos medias manzanas que están detrás de los palcos.

"Si logramos comprarlas, tenemos varios proyectos y analizaremos el mejor para llevarlo adelante", avisó Angelici, quien igual recuerda que por una normativa de la FIFA, en 2019 todos los espectadores deberán estar sentados y así, la capacidad del estadio de Boca se reduciría en un 25 por ciento. Hace una semana, el Presidente Mauricio Macri sugirió la idea de construir un estadio en común entre Boca y River. Casi al mismo tiempo, Rodolfo D’Onofrio abrió la posibilidad de hacer otro Monumental en donde está la ESMA. En Boca, ahora, quieren acelerar para quedarse con terrenos que permitan la ampliación.

Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon