Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿En qué consiste el proyecto del nuevo cazabombardero europeo?

España se ha unido a Francia y Alemania en un proyecto para construir la próxima generación de aviones de combate europeos. Una maqueta del nuevo avión de combate fue presentada ante el presidente francés Emmanuel Macron en el Salón Aeronáutico de París el lunes. Los ministros de Defensa de los tres países firmaron un acuerdo marco para iniciar su cooperación trilateral. El proyecto llega en un momento en el que las naciones europeas buscan desarrollar su propio equipo militar en un mundo cada vez más incierto. El compromiso de los Estados Unidos con la OTAN ha sido cuestionado a la luz de los ataques del Presidente Trump, mientras que el Reino Unido abandona la UE y sigue está desarrollando un avión de combate por su cuenta. Un paso adelante en la cooperación militar europea El nuevo proyecto europeo complementará y eventualmente reemplazará al Eurofighter Typhoon, desarrollado en las décadas de 1980 y 1990, así como a los aviones Rafale de Francia. Parte del Future Combat Air System (FCAS), el avión de combate incluirá una gama de armas asociadas como aviones no tripulados y misiles de crucero como parte de una "Nube de Combate Aéreo". Será construido por Dassault Aviation y Airbus. Después de la ceremonia en Le Bourget, la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, dijo: "En 2040, las Fuerzas Armadas francesas dispondrán de un avión de combate construido entre europeos, para hacer frente a las luchas del mañana. Esto es histórico y eso es sólo el principio". La ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, calificó el proyecto de "gran paso adelante" para la cooperación europea en materia de defensa. "El hecho de que España se una hoy subraya esto", dijo. La ministra de Defensa española Margarita Robles firmó un texto que formaliza la participación de Madrid. Los detalles sobre el desarrollo del avión de guerra europeo aún están por definir. El modelo presentado en Le Bourget no tenía más características que su forma general. Se espera que un prototipo estñe listo en 2026, y que el avión sustituya al Eurofighter y a los aviones Rafale de Francia alrededor de 2040. El Eurofighter Typhoon también estuvo en proceso de construcción durante 20 años: desarrollado a principios de los años ochenta, entró en pleno funcionamiento en 2003. El abarrotado espacio aéreo militar europeo Francia y Gran Bretaña habían considerado la posibilidad de trabajar juntos en el proyecto, pero el 'brexit' puso en duda el nivel de cooperación posible. En julio de 2018, el Reino Unido lanzó su propio plan de aviones de combate Tempest , anunciando planes para invertir 2.000 millones de libras esterlinas (2.250 millones de euros). Se espera que el proyecto franco-alemán-español ejerza presión sobre la iniciativa británica. Presentado en el Salón Aeronáutico de Farnborough del año pasado, el proyecto británico ha despertado el interés de Suecia. La compañía aeroespacial sueca Saab ha estado desarrollando una nueva versión de su avión de combate Gripen E. Mientras tanto, se dice que Suiza está evaluando los reemplazos de sus aviones Boeing y Northrop, y estarían interesados tanto en los Eurofighters como en los aviones Lockheed Martin F-35 estadounidenses. Grecia y Polonia también han expresado su interés por el modelo Lockheed. Tensiones franco-alemanas El proyecto ha creado tensiones entre Francia y Alemania desde que fue aprobado por el Presidente Macron y la Canciller Angela Merkel en julio de 2017. Algunas voces en Alemania han expresado su preocupación por el hecho de que Francia, el socio principal, reciba una parte excesiva de la tarta. La implicación de España significa que las empresas españolas también recibirán parte del trabajo, pero aún no se han resuelto los detalles. También se apunta a que Airbus ha estado presionando a los políticos del Bundestag alemán para convencerles de que los miles de millones de euros necesarios para desarrollar y construir el nuevo avión serán dinero bien invertido. También parece ser que el plan ha puesto de manifiesto las diferencias de opinión entre París y Berlín sobre las exportaciones de armas. Francia desea que los sistemas de armas desarrollados conjuntamente se exporten a terceros países, mientras que la política de Alemania es más restrictiva.
image beaconimage beaconimage beacon