Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué fue de los pibes de Boca que "echaron" a Ramón Díaz en el 2000?

logotipo de Goal.com Goal.com 01-09-2017

“Traje chupetines para los jugadores de Boca, que dicen que son todos pibes, je”. La frase pertenece a Ramón Díaz y data del 7 de mayo de 2013. Es de unos días después de que Boca y River empataran 1-1 en La Bombonera en lo que, además, era el regreso del Millonario al Alberto J. Armando luego de su paso por la B Nacional. Sin embargo, hace 16 años el riojano no se reía tanto de los juveniles del Xeneize. En un amistoso de verano en Mar del Plata, diez chicos de inferiores hacían que el Pelado renunciara a su cargo luego de un 2-1 ante sus figuras.

Aquella noche del 9 de febrero del 2000, Carlos Bianchi alineó a Roberto Abbondanzieri, Pedro Méndez, Nicolás Burdisso, Matías Marchesini, Facundo Imboden, Julio Marchant, Sebastián Battaglia, Gustavo Pinto, Marco Bahamode, Emanuel Ruiz y Alfredo Moreno. Todos juveniles salidos del club excepto por el Pato, quien había llegado ya hacía unos años desde Rosario Central.

Pero, ¿qué sucedió con todos ellos después de ese martes consagratorio? Algunos festejarían la Copa Libertadores y la Intercontinental unos meses después. Otros -la mayoría-, en cambio, vivirían una carrera que estuvo lejos del éxito y los flashes a pesar de haber tomado parte (mayor o menor) en la épica lograda a lo largo de aquel año.

Determinados nombres suenan más familiares que otros y por supuesto que los primeros que resaltan son los apellidos Burdisso y Battaglia. El defensor no solo llegó a la gloria en Boca, consiguiendo tres Libertadores y dos Intercontinentales, además de varios campeonatos locales, sino que también consiguió una parva de títulos en Inter de Milán y se colgó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. El volante, por su parte, se convirtió en el jugador más ganador de la historia de la institución, pero una lesión lo dejó afuera de las canchas.

Marchant y Moreno fueron dos que transitaron un camino algo sinuoso. Ninguno logró mantenerse en el primer nivel y buscaron nuevos horizontes. El delantero, siempre a la sombra de Martín Palermo, terminó encontrando su lugar en el mundo en México: jugó en ocho clubes distintos, entre los cuales estuvieron América, Tijuana, Atlas y Puebla. En la actualidad se desempeña en Celaya, de la Segunda División mexicana.

El santiagueño, en cambio, tuvo pocas experiencias en el exterior y pasó por varios equipos de Argentina. Fue campeón en 2008 con Defensor Sporting y en 2009 con Banfield, pasó por el ascenso con Chacarita, Atlético Mitre y Juventud Antoniana, de donde quedó libre. Actualmente está en Vélez Sarsfield de San Ramón, en el Federal B.

Imboden, Méndez y Marchesini fueron los acompañantes de Burdisso en la última línea. El primero, lateral zurdo, tuvo su mejor etapa en Universidad Católica de Chile, donde jugó entre 2005 y 2009. También tuvo un paso por varios equipos argentinos, por Millonarios y se terminó retirando en 2011 en Deportivo Cuenca de Ecuador.

Marchesini fue un trotamundos: México, Ecuador, Chile, China, Bolivia, Colombia… Actualmente está en Juventud Unida de Gualeguaychú, donde logró el ascenso a la B Nacional. Méndez, sin embargo, se perdió luego de su paso a mediados de la década del 2000 por Almagro y San Telmo.

Pinto, Bahamode y Ruiz son, de la mitad para arriba, los que cierran la formación. El Chavo es, tal vez, uno de los más recordados por todo lo que jugó en el Xeneize: casi 100 partidos y tres títulos, con dos Libertadores incluidas (2001 y 2003). Siguió por Rusia y luego en Emelec antes de regresar al fútbol argentino para jugar en Olimpo y Godoy Cruz. Se retiró en Los Andes y actualmente es DT de la Reserva de Morón .

La llegada de Ruiz estuvo vinculada con la de Riquelme, dentro del paquete de jóvenes que incorporó el Xeneize en inferiores. Sin embargo, no contó con la misma suerte que Román. En ningún país encontró su lugar, a pesar de haber pasado por Grecia, México, Hondruas, Israel y Perú. Su última experiencia se dio en 2010, cuando no pasó la revisión médica en San José de Oruro. A partir de allí, sigue sin club.

© Proporcionado por Goal.com

La historia de Bahamode es, tal vez, la más triste de todas. Su carrera terminó en 2004, luego de un breve paso por la Universidad Católica. Una lesión antes de su debut en Temuco derivó en su retiro cuando sólo tenía 24 años.

Más: El XI ideal de River en Superclásicos | El largo invicto de Boca que quiere cortar River: su última derrota fue ante el Millonario | El XI ideal de Boca en Superclásicos | Boca y River jugarán por primera vez en San Juan: cómo les fue en las otras 10 provincias en las que jugaron | El Superclásico de los millones: ¿quién vale más? ¿Boca o River?

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon