Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

23 años sin Andrés Escobar

logotipo de Goal.com Goal.com 02-07-2017

Hace 23 años Colombia entera quedó en shock. La madrugada del 2 de julio de 1994 se dio a conocer la noticia del asesinato de Andrés Escobar a la salida de un bar en Medellín. La tristeza, el dolor, la impotencia, se apoderaron de los corazones colombianos, sobretodo de aquellos hinchas de la Selección Colombia y Atlético Nacional. Tras la eliminación en primera ronda del equipo colombiano, en el Mundial de Estados Unidos, la mayoría de los jugadores regresaron al país para olvidarse de la desastrosa actuación y aprovechar las vacaciones en familia.

Andrés fue uno de los primeros en llegar al país para pasar tiempo con su familia, sin saber que su destino iba a verse truncado por una bala que le quitó la vida. Mucho se ha dicho en torno a la muerte del espigado central de la Selección Colombia. Hipótesis hablan de un ajuste de cuentas, otros de una pelea y algunos aseguran que fue pura mala suerte, por encontrarse en el lugar equivocado a la hora equivocada.

Lo cierto es que la madrugada del 2 de Julio, Colombia fue un mar de lagrimas. Medellín se convirtió en una ciudad invadida por la tristeza. Lagrimas, camisetas amarillas de la Selección, pero sobretodo verdes de Atlético Nacional inundaron las calles ese día, llorando, embriagándose de tristeza por la muerte de su ídolo. Largas filas de personas alrededor del estadio esperaban darle el último adiós a Andrés. Llanto, gritos, bocinas y disparos al aire fueron la banda sonora de ese día. Se había ido un grande, lo habían matado porque si o porque no. A partir de ese día el fútbol colombiano fue otro, cambió. La Selección Colombia fue mirada con otros ojos y la capital antioqueña también. Fue el epicentro de la tragedia, de lo impensado, de una de las muertes más dolorosas en el país.

© Proporcionado por Goal.com

Se había ido el caballero de la cancha, nos lo habían quitado. Había partido el espigado defensa central que tantas alegrías le dio al país y a Nacional, pero que el destino le pasó factura de una mala jugada. La vida terminó siendo injusta pare él y su familia. También para los miles de aficionados que lloraron, lloran y seguirán llorando la partida de Andrés Escobar. ¡Jamás te olvidaremos!

Más: Mercado de pases del fútbol colombiano 2017/2018: altas, bajas y rumores | La presentación de Leonel Álvarez en Cerro Porteño se hace esperar | VIDEO: El "asesino de confianza" de Pablo Escobar, con la barra de Estudiantes

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon