Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A 26 años de una de las mayores sorpresas de la historia de los Mundiales

Goal.com Goal.com 08-06-2016

Estaba todo dado para la fiesta. La Selección argentina de Carlos Bilardo, campeona en el Mundial de México cuatro años antes, llegaba a Italia 90 con todos los laureles y con su as de espadas: Diego Armando Maradona en plenitud que, para colmo, jugaba casi de local, ya que en aquel momento brillaba en Nápoli. El Giussepe Meazza de Milan era el escenario elegido para la inauguración de una Copa del Mundo que contó con uno de los golpes más recordados de toda la historia.

© Proporcionado por Goal.com

Porque enfrente estaban los "Leones Indomables" de Camerún, un equipo que pasó de invitado de honor a protagonista principal de una tarde inolvidable. Con el legendario Roger Milla a la cabeza, los africanos impusieron un juego brusco exagerado contra los argentinos. Tan así fue que terminaron jugando con dos hombres menos por las expulsiones de Andre Kana-Biyik y Benjamin Massing y una de las jugadas más destacadas de aquel encuentro fue la corrida en la que un imparable Claudio Caniggia recibió patadas de todos los colores hasta ser derribado con voladura de botín incluida.

Fue promediando el segundo tiempo cuando Omam Biyik inmortalizó su nombre en la historia con un salto impresionante que derivó en un cabezazo que Nery Pumpido no pudo contener. Era el 1 a 0 para los africanos que conmovía al estadio milanés y al mundo entero del fútbol. Y ya no hubo nada que hacer. Ese 8 de junio de 1990, Argentina formó con: Pumpido, Simón, Ruggeri (Caniggia), Fabbri, Lorenzo, Batista, Sensini (Calderón), Basualdo, Burruchaga, Balbo y Maradona. El después es historia conocida: Argentina terminó clasificándose en tercer lugar de ese Grupo B, mientras que los africanos lo hicieron como líderes de la zona. El imposible partido ganado a Brasil en octavos, los penales atajados por Sergio Goycochea, la eliminación al local en semifinales, los insultos de Diego en el himno y las lágrimas del astro con la medalla de subcampeón. La albiceleste se quedaría con las ganas del segundo título consecutivo al caer en la recordada final frente a Alemania Federal y los africanos culminarían su dignísimo papel siendo eliminados en cuartos de final por Inglaterra en el tiempo suplementario. Hoy, a 26 años, los ecos de aquel gran golpe perpetrado por Camerún frente al Campeón del Mundo siguen resonando y esos 90 minutos se metieron sin dudas entre los más emblemáticos de toda la historia de los Mundiales.

Más: La madre que no pudo cumplirle el sueño a su hijo | Gerónimo Rulli no se mueve de Real Sociedad | Messi + 10

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon