Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

COLUMNA ALBA: Malas decisiones

Goal.com Goal.com 22-08-2016

Lo vivido este domingo en Talcahuano es para sacar lecciones. Colo Colo, apremiado por conseguir puntos para salir de abajo, entró desconcentrado y, errando en todo, se lo comieron vivo en quince minutos.

Para su suerte, esa barbarie duró solo eso: el equipo se dio cuenta del papelón que le mostraba al mundo y bajó un cambio, dispuesto a pedir una segunda oportunidad. Y la recibió. Huachipato, agobiado por la presión que mandaba al ataque a Cristián Gutiérrez por un flanco y Matías Zaldivia desde el centro, retrocedió y construyó su juego a partir de los errores de cálculo en los balones detenidos de los blancos. Y el aprovechamiento de ellos, por medio de contragolpes.

Ramón Fernández, que ¡por fin! jugó en su puesto, no dejó de intentarlo en tres cuartos de cancha. De un tiro libre suyo cayó el primer descuento y si bien bajó en el complemento, compensó con un disparo rasante, cuando nadie más daba una señal de reacción.

Zaldivia fue el mejor por innumerables razones (prestancia, salida limpia, liderazgo, actitud, generaciones y gol) y apareció Iván Morales: hábil delantero (1999) que, a punta de valentía, no dudó en volver a la hora del peligro y de ocupar los tres puestos del ataque al ir hacia adelante. Tuvo el gol, como tantos que anotó en las juveniles, y originó la mejor tapada del boliviano Lampe.

Esta vez, el problema recae en casos puntuales, ya que el esfuerzo de todos por lograr algo, se notó. Felipe Campos no defendió con pulcritud en ninguna de las dos zonas que debió cubrir: vio pasar a Povea en el 0-2 y permitió un tiro en el vertical de Sagal al volver mal en la izquierda. Cuando intentó proyectarse -los espacios eran mínimos-, se vio errático en la entrega, que a la larga le dio la chance a los de Ponce de reinventarse desde el fondo.

© Proporcionado por Goal.com

En el mediocampo se nubló Fierro; Intrascendencia es la palabra que define el partido de Andrés Vilches, que seguro volverá al banco; Gutiérrez, pese a verse activo arriba, falló en el primer gol y fue una presa fácil para el Gato Valenzuela, conocido de Guede.

A Paredes le quedó una sola cómoda y eso le permitió construir parte de la diana de Martín Rodríguez -otro que confirmó su gran estado de forma-, mientras que Octavio Rivero destiñó saliendo al extremo a recuperar pelotas. En esa circulación, resultados no hubo. El charrúa, eso sí, tuvo la voluntad de apoyar en la mitad. Gabriel Suazo, que jugó de interior, no gravitó. Garcés, que entró durmiendo, salvó a su equipo jugándose la vida en tres pelotas con cara de gol.

Claudio Baeza puede ser una solución para equilibrar a la oncena; Véjar y Bolados para gravitar por fuera.

Y si bien se mejoró en la elaboración y el ataque parece mejor elaborado, el trabajo por fuera no convence a nadie, a los delanteros le llegan muy pocas pelotas, la punta está lejos y los que pedían camiseta solo fueron malas decisiones.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon