Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

De Selección: el enorme partido de Gago frente a Racing

logotipo de Goal.com Goal.com 05-12-2016

Si un completo desconocedor del fútbol argentino observara las imágenes del triunfo de Boca por 4-2 sobre Racing, no podría creer que ese mediocampista central azul y oro que manejó a su gusto los hilos del partido estaba jugando apenas su segundo partido luego de casi siete meses afuera de las canchas por una lesión. Porque, frente a la Academia, Fernando Gago fue el amo y señor del Xeneize: no solamente fue el eje del juego del equipo, sino que también desde sus pies partieron las mejores situaciones ofensivas del conjunto de Guillermo Barros Schelotto.

Si contra San Lorenzo su aporte ya había sido decisivo para que Boca mostrara una de sus mejores versiones en todo el ciclo del Mellizo, contra el cuadro de Avellaneda directamente se jugó a lo que quiso el volante. Tan decisivo fue lo de Gago que no solamente fue el futbolista que más veces tocó la pelota en toda la cancha, con 91 (el que más entró en contacto con la bola en Racing fue Iván Pillud, con 68), sino que hizo casi 30 pases más que cualquiera de sus compañeros: 82, contra 45 de Gino Peruzzi, el que lo siguió en la estadística.

© Proporcionado por Goal.com

Pero, además de cantidad, el mediocampista aportó calidad, porque acertó el 89 por ciento de los pases que intentó (73). Y, lo más importante, la mayoría fueron hacia adelante, para generar acciones ofensivas. Incluso, puso cuatro pelotas de gol clarísimas: le sirvió el gol a Frank Fabra en la jugada que terminó en el primer tanto de Boca y dejó cara a cara a Cristian Pavón en la previa del tanto de Carlos Tevez que liquidó la historia.

Como si eso no fuera suficiente, Gago otra vez contribuyó decisivamente para que el Apache tuviera otra actuación destacada: fue al jugador al que más pases le dio, con 17, y el que más toques recibió de parte de Carlitos, con nueve. Pero, más allá de los números, volvió a liberar al delantero de la presión de ser el encargado de gestar los ataques. Y así, de la mano de una sociedad que está muy por encima de la media del fútbol argentino, Boca empieza a soñar nuevamente con el campeonato.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon