Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Debutó a los 30 años en Cagliari y lleva tatuado a Boca

Goal.com Goal.com 26-09-2016

Corría el minuto 37 del primer tiempo del partido entre Cagliari ante Sampdoria, el conjunto local acababa de hacer el 1-0 cuando Fabio Pisacane debió ser atendido por un golpe y allí se le notó un tatuaje llamativo. En su antebrazo izquierdo, el defensor de 30 años que debutó esta temporada en la Serie A, lleva el escudo de Boca grabado.

Pisacane puede contar una historia de lucha que inspiraría a cualquiera. Tenía 14 años el día que intentó quitarse el pijama y no pudo. Había dejado Nápoles para irse solo a Genoa para jugar en las categorías inferiores cuando le descubrieron que padecía el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno neurológico en el que el sistema inmunitario ataca al sistema nervioso provocando que las señales no lleguen y los músculos no respondan. En el peor de los casos existe la posibilidad de padecer una parálisis que puede causar la muerte.

© Proporcionado por Goal.com

“Un día me levanté, me quise quitar el pijama y no pude, no podía levantar los brazos. Fue tremendo. Es como si usted ahora quisiera tomar un bolígrafo, su cerebro quiere hacerlo, pero la mano no responde. En un primer momento esa mañana pensé que era el ácido láctico, que igual estaba pagando el esfuerzo de los entrenamientos. Pero no, no era ninguna de las dos cosas. Fue un shock... Me hicieron unas pruebas, pero nadie encontraba una explicación. Recuerdo todavía la frase que me soltó el doctor del equipo: “En los 30 años que llevo en la profesión, nunca había visto una cosa así”, contó el jugador, claramente emocionado al recordar aquellos momentos en los que llegó a estar 22 días en coma, tras su debut en la Serie A junto a Cagliari por la cuarta fecha en la victoria por 3-0 ante Atalanta.

El 9 de septiembre de 2000 el defensor comenzó con su rehabilitación la cual duró un año tras el cual llamó al director de Genoa que lo fichó a los 14 años y le dijo que estaba recuperado y que quería volver a jugar.

16 años después, luego de su debut con Cagliari en Serie A se quebró ante las cámaras y confesó: “Nunca tiré la toalla. Recuerdo que lo primero que le dije a mi padre cuando empezó la parálisis fue: ‘Si no puedo jugar al fútbol, mejor que me muera’. Ahora con 30 pienso que la vida es un bien tan valioso que no se puede comparar con ningún deporte ni con ninguna otra cosa material. Amo la vida porque me ha dado cosas más importantes que el fútbol: mi mujer y mis dos hijos. Hoy juego para que estén orgullosos de mí. No soy ni Cristiano ni Messi, pero sí me gusta hacer llegar un mensaje a para todos los niños que me ven desde casa".

Fabio Pisacane es un ejemplo de vida que además es muy hincha de Boca y lo lleva en la piel, las canilleras y su celular.

Más: Las estrellas que jugaron hasta los 40 años y más | El otro crack del futsal: el tremendo gol de Ricardinho | Agüero, autor de 28 goles en los últimos 27 partidos ► | Un hueco para que James vuelva a ser el guía de Real Madrid

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon