Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Deportivo de La Coruña 2-1 Getafe: Andone salva la cabeza de Pepe Mel

logotipo de Goal.com Goal.com 30-09-2017

Todas las estadísticas a la basura. Si Pepe Mel solo había ganado una vez al Getafe, si los azulones llevaban más de una década sin perder en Riazor, si el Deportivo sumaba 14 encuentros sin ganar en la máxima categoría a equipos madrileños…. Todo ello se fue a la basura cuando un despeje fatídico de Molinero se la dejaba a Fede Cartabia dentro del área que se la puso a Florin Andone para, tras control forzado con la cara, definía ante Vicente Guaita. Solo así, a la heroica, poniendo el coso blanquiazul cuesta abajo y sufriendo como nunca, Pepe Mel salvaría su puesto.

Porque en el minuto 54 estaba sentenciado. Un fallo en la marca de Juanfran dejaba solo a Amath que, tras un buen quiebro dentro del área, sabía resolver ante Pantilimón. Todo pintaba para que el Depor se adelantase en el marcador pero el que lo anotó fue, contra todo pronóstico, el Getafe. Mazazo y jarro de agua fría tras un buen partido. Pero fue eso, un pequeño golpe. Un nubarrón que deslució el sol que presidió toda la mañana la Ría Alta. El Depor, poco más de diez minutos después, lograba empatar. Fue gracias a su héroe, a Lucas Pérez, el mejor del partido, que volvía a levantar Riazor 406 días después poniendo justicia.

Porque el equipo herculino quiso pero no pudo antes del descanso. Fue poco a poco proponiendo y al final terminaron cayendo las ocasiones. Las bandas fueron las principales alianzas del Deportivo de La Coruña que, al cabo de la primera mitad se convirtió en el equipo de Primera División que esta temporada ha dominado más a un rival al descanso (65,8% de dominio). Por allí entraban Juanfran, más versátil que habilidoso, y Luisinho, en plena batalla campal con Damián Suárez. El portugués incluso se jugó la expulsión en un entradón sobre Amath en una de las pocas contra getafenses.

Lo que al principio eran multitud de centros bombeados que terminaba con remates forzados ante la presencia de un Djené que no daba abasto, se convirtieron en la recta final del primer periodo en ocasiones clarísimas de gol. El primero llegó en un espuelazo con intención de Fede Valverde que, de forma contundente, Vicente Guaita despejó con un puñetazo. El valenciano se convertiría en protagonista a continuación en una doble oportunidad que solventó con dos paradones. El primero, violento el disparo de Lucas Pérez a bote pronto desde la frontal y también los reflejos. El segundo, rápido en la reacción al dejar el balón suelto.

Juanfran la reventó y las partes nobles del cancerbero getafense hizo el resto. Qué dolor. Lucas Pérez cogió galones. El hijo pródigo es la mayor apuesta del Deportivo para este curso y, en estos momentos difíciles, no se escondió. Aparte de la intervención de Guaita, remató lo que le dejaron. Siempre estorbado, siempre forzado. Cuando no, lo intentó de falta sorprendiendo por el exterior encontrando en la cepa del poste la botellita del meta rival y no las redes. Se movía entre líneas y pivotaba ante un Getafe ordenado, rocoso y quizás demasiado reservón. Quizás el cuadro azulón (hoy de rojo), echó de menos la imaginación de un Fayçal Fajr castigado por “clusulazo”; aún así, tuvo en la cabeza de Juan Cala su mejor oportunidad en los primeros 45 minutos. Solo, completamente solo, el lebrijano no se creyó que no supiera aprovechar el bote de una falta a pierna cambiada, primorosa, de Antunes. Parecía que la dinámica no cambiaba tras el paso por los vestuarios. Así lo atestiguaba Emre Çolak que lo probó desde la frontal después de otra combinación con Lucas Pérez en el eje. Volvía a aparecer Guaita, esta vez de forma poco ortodoxa para despejar a corner. Y después

© Proporcionado por Goal.com

Sidnei fusilaba al lateral de la red tras el saque de esquina. Pero el guión cambió y lo hizo a raíz de los goles. En los últimos 20 minutos pudo llevarse cualquier la victoria. Esa era la película. Podía haber sido otra si el propio Amath no hubiese sido egoísta y hubiera culminado la jugada del año. Filigrana de dibujos animados y perdón de la sentencia. Un minuto después, Juanfran, silbado por su afición, se sacó un centro de la manga para buscar a Lucas Pérez que, de espaldas, se revolvió para empezar a virar el partido.

Y el encuentro comenzó a girar al son de las entrenadores. El Getafe, que parecía aprovechar los huecos, se aproximaba tímidamente, y Arambarri, Bergara y Álvaro Jiménez remataban forzados, antes de que su técnico Pepe Bordalás decidiera prescindir del delantero Jorge Molina para dar entrada a un mediocentro de corte defensivo como Sergio Mora. El Deportivo de La Coruña, con un Fede Cartabia cada vez más protagonista, se lanzó a por todas. El argentino fue el único no sustituido de la zona de enganches, que se quedaba mermada a cambio de “echar más leña en el asador”.

El propio Fede Cartabia tuvo la más clara en unos compases alocados. Los getafenses, sujetados por un extraordinario Guaita, tenían claro que no les importaba llenarse de amarillas para pararle. Fue un aviso. Un error le podía costar caro. Y el Karma premió a Pepe Mel y castigó al otro Pepe, Bordalás, cuando un cambio suyo, Molinero originaba la jugada del segundo gol que suponía una bombona de oxígeno para la afición de La Coruña y una cautelar para la supervivencia del propio Pepe Mel. Un entrenador que tejió en la primera mitad para arriesgar en la segunda con el fin de tener trabajo, no irse al paro y darle la segunda victoria al Deportivo en esta liga donde empiezan a caer técnicos.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon