Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El año de Independiente: regreso y despedida de un ídolo

logotipo de Goal.com Goal.com 23-12-2016

Si alguien pregunta qué pasó este año en Independiente, es posible que la respuesta sea: renunció Gabriel Milito. Y es que el 2016 del Rojo fue tan intrascendente a nivel futbolístico, que lo más importante fue el retorno de un ídolo, un hijo de la casa que debió abandonar el club siete meses después de haber asumido, por falta de respuesta dentro de la cancha.

Pero la llegada de Milito fue recién a fines de mayo, cinco meses después de comenzado el año. Antes, otro entrenador dejaba el club antes de lo previsto, aunque en ese caso por decisión de los dirigentes.

Después de 11 meses al frente del Rojo, en los que tuvo buenos momentos como ser el mejor equipo del semestre en cuanto a rendimiento, Mauricio Pellegrino recibió la noticia que ningún entrenador quiere recibir: no seguiría siendo DT del club de Avellaneda.

En números, la campaña de Longaniza fue regular: dirigió 40 partidos y cosechó 20 triunfos y 13 empates, teniendo una efectividad de 57,73% y su equipo seguía en camino en la Copa Sudamericana y en la Libertadores.

© Proporcionado por Goal.com

Pero, a pesar de tener una identidad de juego, Independiente continuaba siendo un equipo desabrido, deslucido, sin grandes figuras ni encuentros que quedaran para la historia. Y eso, después de 14 años sin títulos, es algo que no se perdona.

Fue entonces cuando Gabriel Milito, uno de los grandes ídolos de la institución, decidió asumir como entrenador para intentar sacar al equipo adelante. Pero nada de eso sucedió. En 19 partidos, Milito ganó 8, perdió 6 y empató 5 y fue eliminado en la Copa Argentina y en la Sudamericana y el Rojo quedó noveno en el Torneo local con 22 puntos de 42 disputados.

Sumado a eso, una durísima derrota contra Racing en el clásico por 3-0 y la imposibilidad de entrar a la Copa Libertadores luego de varias instancias para hacerlo.

Sin embargo, lo más doloroso para Independiente en este 2016 fue la falta total de identidad futbolística. Sin referentes dentro de la cancha y con lesiones que le jugaron en contra, el equipo de Avellaneda atravesó este año sin nada positivio para destacar, ni para recordar. Lo más importante, por supuesto, el regreso y el adiós del Mariscal.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon