Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El argentino que se salvó de milagro de la tragedia

logotipo de Goal.com Goal.com 29-11-2016

Alejandro Martinuccio no pudo jugar demasiado desde que llegó a Chapecoense, en abril de este año, porque tenía un dolor recurrente en la rótula de una de sus rodillas. El pasado 28 de agosto, en la derrota 3-1 contra Flamengo, el argentino disputó su último partido para el Verdao y debió ser reemplazado a los 10 minutos del segundo tiempo. Tres días después, a partir de los dolores que tenía el delantero, los médicos del club decidieron adelantar la cirugía que estaba prevista para fin de año. Jamás se imaginó el futbolista que esa decisión terminaría por salvarle la vida.

© Proporcionado por Goal.com

Martinuccio es uno de los ocho futbolistas de Chapecoense que no fue parte de la delegación del club que sufrió el tremendo accidente aéreo en Colombia. El ex Nueva Chicago intentó acelerar la recuperación de la operación para poder estar presente en la final de la Copa Sudamericana, de la que no había podido participar en ningún partido, pero finalmente no le dieron los tiempos. "Me salvé porque estaba lesionado", aseguró, todavía en shock, en declaraciones a la prensa.

"La verdad es que estoy muy mal, muy triste con todo esto. Siento un profundo dolor. Chapecoense es un club que me hizo sentir uno más de ellos apenas llegué, me trataron muy bien siempre y ahora sólo espero saber si hay sobrevivientes del accidente. Les aviso a mi familia y amigos de Argentina que me encuentro bien y sólo les pido a todos que recen por mis compañeros", contó el jugador en diálogo con TN. Su padre, en tanto, reveló: "Nosotros le decíamos que le metiera a la recuperación para poder recuperarse. Gracias a Dios, no llegó. Es el destino".

Además del argentino, Rafael Lima, Neném, Demerson, Marcelo Boeck, Andrei, Hyoran, Moisés y Nivaldo fueron los otros jugadores del plantel que por lesiones o disposición del entrenador, no fueron tenidos en cuenta para viajar a Medellín, en una muestra de que el destino tiene formas extrañas de operar. Ahora, mientras que el mundo llora la tragedia sucedida a Chapecoense, ocho compañeros de los jugadores que perdieron la vida permanecen en Brasil asimilando lo sucedido, y tratando de comprender como la vida les dio una segunda oportunidad.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon