Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Chelsea tumba al Atleti en el descuento (1-2)

logotipo de Goal.com Goal.com 27-09-2017

Victoria merecida del Chelsea en el nuevo estadio rojiblanco. El Atlético de Madrid sufrió mucho ante un equipo que estuvo mejor plantado sobre el terreno de juego. Después de haberse puesto por delante mediante un gol de penalti de Antoine Griezmann, la escuadra inglesa no perdonó en la segunda mitad. Primero Álvaro Morata y después Michi Batshuayi en el último segundo se encargaron de convertir al conjunto Blue en el primer equipo que consigue los tres puntos en el Wanda Metropolitano.

Los de Simeone salieron con las ideas claras en los primeros minutos sobre el césped de su nuevo estadio: posesión y a aguantar la presión defensiva del Chelsea. Sin embargo, pronto el cuadro londinense se empezaría a hacer dueño de la situación, ahogando a los rojiblancos en su estadio. Morata en dos ocasiones muy similares, finalizadas con un disparo cruzado, terminó mandando el cuero desviado rozando el palo derecho de un Oblak que, como viene acostumbrando, estuvo pletórico en las situaciones que lo requirieron.

Hazard se convirtió en una auténtica pesadilla para la zaga colchonera. Regates, cambios de ritmo, control… El belga parecía un extraterrestre sobre el césped. Tuvo su mejor ocasión en el minuto 13 después de enganchar un potente latigazo desde la frontal del área que, tras pegar en un defensa del Atlético, golpeó violentamente la madera izquierda de un Oblak ya vencido. La suerte estaba de parte de los madrileños. Sería el esloveno el protagonista de la siguiente acción clara después de sacar una buena mano para impedir que un remate de Morata de cabeza al segundo palo entrara en la portería.

© Proporcionado por Goal.com

Transcurrían los minutos en el Wanda Metropolitano con un Atlético de Madrid que no era capaz de poder elaborar ninguna jugada de peligro de cara a la meta de un Thibaut Courtois que no tuvo que intervenir en ningún momento del choque hasta casi el descanso. Fue entonces, en el minuto 39, cuando David Luiz, muy propenso a cometer errores en su propia área, cometía un penalti claro tras agarrar a Lucas Hernández en un córner. Tarjeta y Griezmann, situándose en el punto fatídico, no perdonaba para hacer historia siendo el primer jugador en anotar en el nuevo feudo rojiblanco en Champions League.

El Chelsea no se amedrentó a nivel ofensivo tras el gol, y fue en el minuto 42 cuando Marcos Alonso encontró un rechace en el área de Oblak para mandar el cuero rozando el palo después de ayudarse de un rebote de Filipe Luis. Cahill la tendría en el córner después de buscar colocar un balón dividido en el punto de penalti, pero se marchó fuera por poco. En el descuento tuvo Saúl lo que habría supuesto un mazazo brutal a la moral de un equipo inglés que merecía ir ganando y se vio por detrás en el marcador, pero su remate de primeras desde la frontal, con Courtois vencido y la puerta vacía, se marchó rozando la madera derecha.

Tras la reanudación, el Chelsea seguía buscando el gol, ahora el que pusiera de nuevo la igualada en el marcador. Control y dominio ante un Atlético que ahora esperaba para poder enfilar un contragolpe. Avisó Moses con un disparo cruzado desde la frontal, pero fue Álvaro Morata, quién si no, el encargado de poner el empate. Lo hizo en el minuto 60. Fue a centro de Eden Hazard desde la izquierda y el exmadridista, con la testa, lo manda al segundo palo donde Oblak no puede hacer nada para evitar el tanto.

Los de Antonio Conte se vieron con la moral subida y con la posibilidad más que favorable para poder remontar y llevarse los tres puntos del Wanda Metropolitano, así como de ser el primer equipo en ganar en el nuevo feudo rojiblanco. Fábregas, dos minutos más tarde tras el gol de Morata, tuvo la oportunidad de poner al Chelsea por delante. Se encontró con un balón dividido en la frontal del área pequeña tras una indecisión de la zaga del Atlético, pero mandó el esférico fuera de manera incomprensible.

El delantero español de la escuadra Blue seguía buscando con ahínco su doblete para hacer historia en el Wanda Metropolitano: después de ser el primer jugador visitante en anotar, quería formar parte del primer equipo en vencer allí. Suya fue la ocasión más clara de la segunda mitad sin contar el tanto del empate. Carrerón de velocista para ganarle la partida a Lucas Hernández y quedarse solo en el mano a mano ante Oblak, pero perdonó lanzando el cuero muy cerca del palo.

Sin embargo, el desgaste físico terminó llegando a los dos equipos, y el cambio de cromos por parte de Simeone y de Antonio Conte parecía que apenas solucionaba nada para evitar que el empate fuera el resultado final del partido. Fue en el descuento, cuando todo parecía acabado, cuando el Chelsea realizó una última jugada de combinación que Marcos Alonso se encargó de centrar por raso para que Batshuayi, en la frontal del área pequeña, no perdonara ante Oblak. De esta manera, el cuadro londinense se convierte en el primer equipo en ganar en el Wanda Metropolitano y hunde a un Atlético que solo ha logrado un punto en dos partidos de la Champions League.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon