Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que Alexis debe abandonar al Niño Maravilla

Goal.com Goal.com 22-06-2016

Basta mirar algunos minutos del entrenamiento de la Selección chilena para entenderlo todo. El equipo de Pizzi tiene varios peces gordos, verdaderos jefes de planteles. Todo indica que, bajo el mandato de Sampaoli, nada falló. Los que estaban al frente del grupo cargaron con todo, se hicieron cargo de la Copa América 2015 y salieron campeones. Los nombres son los más reconocidos: Claudio Bravo, Gary Medel y Arturo Vidal.

Alexis Sánchez, probablemente el más famoso de Chile, parece tener un rol diferente. Es el niño mimado. El chico distinto al que todos quieren y respetan, pero no el que tomaría una decisión fuerte en un vestuario o se plantaría ante un dirigente para luchar por mejores premios. El jugador de Arsenal hace un poco la suya. Con molestias físicas, el delantero casi ni se movió en el entrenamiento del lunes. Pizzi lo dejó sentarse y mirar el entrenamiento, como si quisiera darle oxígeno. El martes, en el reconocimiento del campo de juego del Soldier Field, sí participó con normalidad. Pero no se relaciona demasiado con los compañeros. En un momento, se da un abrazo repleto de risas con Bravo, pero no mucho más.

Nunca duda: cuando lo llaman para jugar en la Selección chilena, hace lo que sea por ponerse La Roja. Es uno de los grandes ídolos, muy querido por la gente. Pero el título de Sampaoli en Chile 2015 tapó una evidencia: Alexis no hizo un buen torneo. Más allá del penal ante la Selección argentina y lo que representó como símbolo, el delantero de Arsenal tuvo un nivel más bien discreto. Hizo sólo un gol en seis partidos y no termino de destacarse.

© Proporcionado por Goal.com

"Alexis es el jugador más determinante que tiene la Copa por lo que significa, lo que transmite. Ojalá pueda recuperarse y estamos seguros que va a rendir como en sus mejores partidos", dijo Pizzi en la conferencia de prensa.

Ante Colombia, por las semifinales de la Copa América 2016, Alexis Sánchez, de 27 años, deberá cargarse una mochila pesada. Su equipo no necesita que él grite ni que le proteste al árbitro. Para eso están otros. Tampoco que dé una charla motivacional ante el resto de sus compañeros. Sin Arturo Vidal en el equipo, amonestado por doble amonestación, el hombre nacido en Tocopilla tendrá la obligación de abandonar al Niño Maravilla para convertirse en el hombre, el que se hace cargo, el que toma las riendas.

Lo que hará falta no es que Alexis se tire al piso ni ordene al equipo. Lo que precisa el conjunto de Pizzi es que toque la mayor cantidad de pelotas posibles, que la pida, que se haga cargo del ataque, que haga goles, que los colombianos se pongan nerviosos ante su presencia.

En algún momento, el Niño Maravilla deberá convertirse en hombre. Ante Colombia, es el partido ideal para decirle adiós a la versión del mimado y hola al que todos los rivales le tienen miedo.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon