Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que Irak dejó llorando a Ronaldo

Goal.com Goal.com 10-08-2016

De un lado, la estrella mundial. Del otro, un rejunte de jugadores humildes que hacía lo que podía, que jugaba para olvidarse un poco del terror. De alguna manera, se dio el milagro. En los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, la Selección de Irak sacó a relucir una inexplicable cuota de fuerza y resistencia ante situaciones difíciles.

12 de agosto. 2004. Irak-Portugal. Un claro favorito, con Cristiano Ronaldo a la cabeza, se preparaba para sumar los primeros tres puntos del torneo. Pero nada de eso. Batacazo. El equipo asiático le ganó 4 a 2 al europeo, tras 16 años de ausencia en los Juegos Olímpicos.

Ronaldo llegaba a los Juegos Olímpicos como una de las grandes figuras. Ya jugaba en Manchester United y venía de ser segundo en la Eurocopa de ese mismo año. Nada podía salir mal. Pero Irak sacó una histórica victoria por 4 a 2, en el primer partido del Grupo D. Impotente, CR7 lloró, sin encontrar una explicación a lo que sucedía.

Portugal quedaría afuera del torneo tras quedar en el último puesto, con tres puntos. ¿Irak? Irak extendió el milagro. Finalizó en el primer lugar de la zona, venció 1 a 0 a Australia en cuartos de final y se quedó con la medalla de bronce luego de superar a Italia, en otro resultado histórico.

© Proporcionado por Goal.com

En el país de Medio Oriente, en pleno conflicto bélico con Estados Unidos, se festejó como una gran hazaña. En Bagdad, los iraquíes escaparon a los balcones y los patios y dispararon al cielo. Era el grito de guerra más fuerte de todos.

En Río 2016, Irak quiere repetir la gloria. Tiene dos puntos en el Grupo A y jugará ante Sudáfrica por un lugar en los cuartos de final.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon