Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El día que Ronaldo dejó de ser el Fenómeno

Goal.com Goal.com 21-09-2016

Fue casi una señal: se rompió la rodilla mientras hacía su jugada de sello. Pasar la pierna derecha por arriba de la pelota, balancearse, pasar la izquierda y hacer el gesto las veces que sea necesaria. Hasta confundir al defensor. Pero, ese día, la pierna derecha no despegó. Por alguna razón, se quedó clavada, trabada. Ronaldo, que el jueves cumplirá 40 años, lo amagó a Couto y terminó en el piso. El Estadio Olímpico, en silencio, parecía percibir la situación. La lesión era grave.

El 12 de abril del 2000, Ronaldo, que tenía sólo 23 años pero ya era una tremenda estrella mundial, volvía a las canchas en el partido de ida de la Copa de Italia entre Inter y Lazio, tras 144 días de inactividad. Había estado afuera por una lesión en el tendón rotuliano de la rodilla derecha. El sueño de regresar duró sólo seis minutos.

"Nunca pensé que fuera a parar. Mi amor por el fútbol, que es mi vida, no me dejó desanimarme", dijo Ronaldo sobre la lesión, que no fue una más: el brasileño quedó afuera 17 meses y ocho días.

© Proporcionado por Goal.com

Volvió. Y a lo grande. Ronaldo ganaría el Mundial 2002 como el goleador y la principal figura. Sería un goleador de lujo en Real Madrid. Pero la forma de jugar cambió para siempre. El Fenómeno, el que se sacaba de encima a rivales en uno o dos metros, pero también en 30 o 40, dejó de existir. Sí, se reinventó, pero porque tenía un talento desmedido y podía pasar del salvaje corredor al exquisito definidor. Pero el jugador que estaba destinado a sacar tanta diferencia como era posible no volvió a aparecer.

Fue el día que Ronaldo dejó de ser el Fenómeno.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon