Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El experimento de Pekerman con James que no funcionó

Goal.com Goal.com 18-06-2016

Hay una idea en el discurso de Pekerman que nunca abandona: el colectivo. Jugar en equipo, encontrar un funcionamiento, hacer la diferencia desde las acciones en conjunto. Pero una decisión para afrontar el partido ante Perú, por los cuartos de final de la Copa América, terminó siendo contradictoria a ese concepto. Apostó por James Rodríguez como extremo. En los primeros 30 minutos del primer tiempo, el crack de Real Madrid se tiró a la izquierda, bien sobre la línea. La apuesta, lejos de involucrar al 10 capitán de la Selección Colombia en el juego, estuvo apuntada al desequilibrio individual.

Mano a mano ante Aldo Corzo, el lateral derecho de Perú. A apostar al talento para sacarse a un jugador de encima y luego quedar en posición bien ofensiva, cerca del área. Cardona, en el medio, y Cuadrado, sobre la derecha. Pero el crack de Monterrey nunca terminó de agarrar la pelota, el mediocampista de Juventus no estuvo del todo preciso y James quedó aislado, a un costado.

Hasta que Pekerman se dio cuenta que algo andaba mal. James, como extremo, no funcionaba, pese a que es una función que cumplió en las Eliminatorias rumbo a Brasil 2014. A partir de los 30 del primer tiempo, lo tiró al medio de la línea de tres ofensivos que se para justo atrás de Bacca, como lo había hecho en los partidos de la Copa América en los que la Tricolor mejor jugó, ante Estados Unidos y Paraguay. Pero el 10 de Real Madrid volvió a estar desconectado.

© Proporcionado por Goal.com

En el complemento, la historia volvió a repetirse. James se movió para un lado y otro, pero siempre se vio absorbido por la marca de Corzo, sin encontrar espacio para agarrar la pelota ni comodidad para crear desde la distribución.

Pese al resultado y la victoria en los penales, quedó una cuenta pendiente, una espina en el juego. El experimento no funcionó. Colombia no le encontró la vuelta al partido y James sufrió. Lo peor que podía pasar. Al final, la calidad individual terminó por maquillar lo grupal.

Un paso adelante en el torneo, un paso atrás en el juego.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon