Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El mundo según Alexis Sánchez

Goal.com Goal.com 26-06-2016

Todavía no empezó el entrenamiento de la Selección chilena en el estadio de los New York Red Bulls, pero Arturo Vidal quiere jugar. Está justo atrás del arco, en la zona en la que los jugadores están sentados sobre un banco mientras se calzan los botines. Él va hacia la pelota. La pisa y mira hacia el campo de juego. Alexis Sánchez, ya en la cancha, camina hacia su dirección. El Rey le da un pase, como para hacer algo divertido, pero su compañero sólo le devuelve el pase y después camina hacia otra dirección, como si no quisiera saber nada con eso. El mediocampista mira a otro y le pide que le de un pase despacio. Después, hace un gol de rabona. Todos lo aplauden.

Es como si flotara entre los compañeros. Está, pero en cualquier momento puede irse.

Entrenamiento de La Roja en Chicago, antes del partido ante Colombia, por las semifinales de la Copa América. El plantel está en el centro del campo de juego en un típico rondo. Beausejour es el más divertido. Lo burla a Johnny Herrera, habla con Claudio Bravo, grita y sonríe todo el tiempo. Los líderes del equipo, Arturo Vidal, Claudio Bravo y Gary Medel, se prenden en los chistes. Pero no Alexis Sánchez. El Niño Maravilla, que ignora a la prensa y sólo se expresa a partir de las redes sociales, está alejado, sentado sobre un banco de suplentes, a la sombra. Un poco después, como si detectara algo, Pizzi se le acerca, le habla un poco y lo hace reír. Sabe que es su joya, pero es una joya frágil que hay que saber cuidar.

© Proporcionado por Goal.com

Es como si no hubiera que preocuparse por su comportamiento. Se mueve con libertad. A veces tiene ganas, a veces no.

En el Metlife Stadium, unas horas antes de la gran final contra la Selección argentina, La Roja brinda un entrenamiento abierto a los periodistas. Otra vez, el rondo. La secuencia es similar: están los que se ríen -Beausejour, Bravo, Herrera-, los que se suman a los bromas pero son más medidos -Medel, Vidal, Vargas-, los serios -Marcelo Díaz, Jara-, y Alexis. En algún momento de ese ejercicio, el delantero de Arsenal se cansa y se aleja del grupo. No le pide permiso a nadie. Entonces, se sienta sobre una pelota y mira lo que hacen sus compañeros, desde afuera.

Nadie parece pretender entenderlo ni confrontarlo. El mundo de Alexis Sánchez es así. Y sólo funciona cuando lo dejan ser.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon