Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Superclásico en el Monumental: River festejó un empate como una gran victoria

logotipo de Goal.com Goal.com 09-12-2016

Los hechos indican que en la sexta fecha del Clausura '97 todo el Monumental celebró como un triunfo el haber sumado un punto en casa contra el eterno rival. Pero las circunstancias y los vaivenes de un partido tan increíble como emocionante avalan el festejo riverplatense en una tarde-noche que pintaba para humillación y terminó en desahogo.

Iban sólo 5 minutos de juego cuando Gabriel Cedrés, que menos de un año antes había formado parte del plantel del Millonario que había conseguido la Copa Libertadores, marcó un golazo de palomita desde la medialuna y ensayó una coreografía con sus compañeros de cara a los hinchas locales. Lejos de ser lo peor que le pasaría a River en ese primer tiempo, el propio uruguayo inició poco después un contragolpe que también tuvo como protagonista a Diego Latorre y finalizó con Sergio Martínez empujando la pelota a la red. Apenas pasado el cuarto de hora, Boca ganaba 2-0.

En Núñez nadie entendía lo que pasaba y el desconcierto se acentuó cuando Javier Castrilli sancionó un discutido penal por un forcejeo en el área. Roberto Pompei lo convirtió, pero el árbitro hizo que la ejecución se repitiera por invasión de zona y Tito falló el segundo remate ante un Roberto Bonano que le adivinó la intención. Pero ni siquiera ese envión anímico despertó al campeón defensor del fútbol argentino, que daba demasiadas ventajas en el retroceso y, en otra jugada bien manejada por el tridente Latorre-Cedrés-Martínez, recibió el segundo gol por parte del Manteca, que prácticamente liquidaba la historia antes del descanso.

Los hinchas xeneizes deliraban en la tribuna Centenario -por ese entonces ocupaban toda la cabecera, tanto la bandeja superior como la media y la baja- cuando una buena aparición de la Bruja Berti por izquierda y un zurdazo bajo y certero les devolvió la vida a los dueños de casa.

En el arranque del complemento, sin embargo, Eduardo Berizzo se fue expulsado y todo hacía suponer, otra vez, una goleada visitante. Pero Martínez también vio la roja en el equipo de la Ribera y despertó la reacción de River: el ingresado Facundo Villalba definió con sutileza para poner el 2-3 cuando restaban poco menos de 15 minutos y, sobre el final, Celso Ayala se convirtió en el héroe de la jornada al ganar en las alturas tras una salida en falso del arquero Sandro Guzmán y desatar la locura monumental.

Quedará para la anécdota la posterior expulsión de Cedrés y la increíble chance que desperdició Leonel Gancedo desde el punto del penal, en tiempo de descuento, que podría haber coronado una remontada inolvidable. Lo cierto es que aquella fue, hasta hoy, la única vez que un equipo levantó una desventaja de tres goles en un Superclásico.

SÍNTESIS

River (3): Bonano; Lombardi (Maisterra), Ayala, Berizzo, Altamirano; Monserrat, Astrada (Gancedo), Escudero (Villalba), Berti; Solari y Francescoli. DT: Ramón Díaz.

Boca (3): Guzmán; Toresani (Matellán), Traverso, Fabbri, Arruabarrena; Riquelme, Peralta, Pompei (Giunta); Cedrés, Latorre (Rambert) y Sergio Martínez. DT: Héctor Veira.

Goles: 5' Cedrés, 17' y 29' Martínez (Boca); 43' Berti, 76' Villalba y 87' Ayala (River).

Expulsados: 48' Berizzo (River); 70' Martínez y 88' Cedrés (Boca).

© Proporcionado por Goal.com

Árbitro: Javier Castrilli.

Incidencias: 25' Bonano le atajó un penal a Pompei.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon