Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

En Colo Colo teme a que llegue marzo

La Tercera La Tercera 12-02-2015

© La Tercera Las alarmas se encendieron la noche de aquel martes. Fue el 27 de enero. Desde Juan Pinto Durán, Jaime Valdés era trasladado de emergencia a la clínica Las Condes, afectado por una molestia en el aductor tras el último entrenamiento junto de la selección nacional. En Colo Colo miraban con preocupación. Finalmente, resultó desgarrado, lo que le marginó hasta ayer de los entrenamientos del Cacique.

Sólo un tercio del Campeonato de Clausura se ha disputado, y varios albos, como Pajarito, se han acercado a consulta médica por distintos malestares físicos. Esteban Paredes (que venía de una pubalgia del torneo pasado), Jean Beausejour, Juan Delgado, Esteban Pavez, Justo Villar y Luis Pedro Figueroa han sido los nombres que, durante este mes y medio de fútbol, se han restado en un par de duelos.

En Colo Colo se preocupan. Sus huestes están a punto de iniciar la participación en Copa Libertadores, y cualquier paso en falso podría alejarlos de las metas propuestas para el semestre: la estrella 31 y la búsqueda de las instancias finales del torneo continental.

En Macul trabajan cada detalle, buscando no sobreexigir a los jugadores. “La carga de entrenamientos ha sido de acuerdo a lo planificado, lo que no ha variado desde octubre”, asegura Juan Ramírez, PF del club.

Los períodos de descanso son un aspecto de suma importancia para evitar futuras complicaciones. Tras el duelo amistoso frente a Santiago Wanderers, y en la última fecha frente a Barnechea, se decidió dar varios días de asueto al plantel, sin entrenamientos ni actividades.

El derrotero de Colo Colo está planteado de modo de minimizar riesgos. Aún así, Ramírez sabe que hay condicionantes. “Nos podrían perjudicar los viajes, o el prolongado tiempo de entrenamiento. Pero toda esta planificación ya está pensada. Además, debemos cuidar a los jugadores, pues no tenemos mucho tiempo para recuperarlos”, afirma el PF.

Durante los últimos entrenamientos Julio Barroso se ha mostrado más activo que el resto de sus compañeros. Pero, a diferencia de lo que se podría pensar, “lo de Barroso es un tema de ansiedad. Él intenta controlar las ganas que tiene de jugar quedándose 10 ó 15 minutos más trabajando”, aclara Ramírez.

Febrero y marzo serán meses complicados para Colo Colo. En el cuerpo técnico esperan mantener a todas sus piezas para hacer frente en los desafíos impuestos sin mayores zozobras.

Más de La Tercera

image beaconimage beaconimage beacon