Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Goal 50: por qué Messi nunca puede terminar abajo de Ronaldo

Goal.com Goal.com 04-11-2016

Una secuencia que bien podría pasar de acá a 30 años: un chico mira videos en YouTube (o la herramienta que en ese momento exista) de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. Del primero, lujos exagerados, jugadas hipnóticas, secuencias que se acercan más al exhibicionismo. Después de eso, probablemente buscará en Google algo de información sobre los dos. "¿Cuántos Balones de Oro tiene CR7? ¿Y la Pulga? Ah, no hay mucha diferencia. Están parejos".

-¿Cristiano Ronaldo era mejor que Messi, no? -le preguntará a su papá o su abuelo.

¡No! ¡No! ¡No!

Esta breve presentación tiene el objetivo de ayudar a poner las cosas en contexto: cada vez que Cristiano Ronaldo, el mejor de los normales, le gana a Messi en un premio que tiene que ver con la apreciación subjetiva, como lo es el Goal 50, que se presentará a partir de la próxima semana, el mundo se vuelve un poco más distorsionado.

La diferencia entre uno y otro es gigante y es una necesidad moral defender el arte profundo de uno contra lo superficial del otro, incluso aunque algunos números (y sólo los números) indiquen que la temporada de Messi pudo haber estado algo más abajo que la de Ronaldo.

Cuando Messi tenía 12 años, a muchos de sus compañeros no les llegaba ni a la altura del pecho. Era un enano. Pero jugaba tan bien que nadie se fijaba en su físico. Con el tiempo, Barcelona decidió intervenir en su proceso de crecimiento. Todavía hoy, comparado con las torres del súper profesionalismo, es un enano. Cuando algunos chicos de la altura que tenía Messi a los 12 años se van a probar a un club, quedan descartados porque no tienen la altura suficiente.

El 10 de la Selección argentina y Barcelona es la representación del talento nato, en primer lugar, y trabajado, en segundo. Su forma de jugar, su estética, representa a todos los chicos que hoy no pueden entrar a una prueba de jugadores por no haber pasado antes por el gimnasio.

Messi está por encima del resto en todo lo que hace. El problema está en los puntos de vista. Un título no vale demasiado a la hora de contemplar una temporada: lo que hay que medir es la influencia que tuvo ese jugador en el equipo. Y ahí viene el punto más importante: no hay jugador más influyente que Messi, aún en una campaña en la que no pudo ganar todo (pese a que sumó 49 partidos, 41 goles, 23 asistencias y los títulos de la La Liga y la Copa del Rey)..

© Proporcionado por Goal.com

Y mucho menos Cristiano Ronaldo, que se borró en todos los partidos importantes con Portugal y Real Madrid (hizo 51 goles en 48 partidos, pero la mayoría de relleno, a excepción del triplete ante Wolfburgo, por los cuartos de final de la Champions League, un equipo menor en Europa, y tres tantos en la Eurocopa: dos ante Hungría, por la fase de grupos y otro con Gales, en las semifinales).

Los números están de más, en realidad. Lo que hay que hacer es dejarse llevar un poco más por el instinto futbolero. Cuando Messi lleva la pelota, no hay nada igual. Esa sensación le gana a todo. Y no la genera nadie más.

Los primeros cinco de mi votación en el Goal 50

Más: #Goal50: Los ganadores de los 50 premios individuales más importantes del año | Próximamente: Goal 50 | #Goal50: ¿Son estos los 25 mejores futbolistas de 2016? | ¿Qué es el Goal 50?

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon