Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Historias de la Champions: el gol que todavía llora el Atlético

Goal.com Goal.com 28-09-2016
© Proporcionado por Goal.com

Arañó la locura, estuvo cerca de la gloria, a un paso del éxito total. Pero no. Todavía hoy se acuerda Atlético Madrid de ese gol. Esta tarde, cuando el equipo español se enfrente ante Bayern Munich, no habrá ningún hincha al que no se le venga a la cabeza la fecha exacta: 15 de mayo de 1974.

En Bruselas, un gol de Luis Aragonés puso en ventaja a Atlético Madrid. Había sido en la prórroga, en el minuto 114. Estaba todo liquidado. Pero no. Hans-Georg Schwarzenbeck, en el último suspiro, sacó un remate lejano que superó al arquero Miguel Reina. Dos días después, al desempate. Y, ahí, el conjunto español no tuvo chances: perdió 4 a 0 ante un equipo que venía con un ánimo imposible de igualar. Doblete de Uli Hoeness y Gerd Muller, el goleador de esa Champions League, con ocho tantos.

"Fue un palo muy duro, porque si pierdes un partido normal y corriente, en el que han sido mejor que tú y te han ganado...", le dijo Adelardo Rodríguez, capitán de ese equipo, a EFE.

Era sacarse de encima a un equipo repleto de figuras, como Sepp Maier, Paul Breitner, Franz Beckenbauer o el propio Muller. Había dejado en el camino a Galatasaray, Dinamo de Bucarest, Estrella Roja y Celtic. Estaba todo dado.

"Tuvimos la mala suerte de que la UEFA hizo una prueba de cómo quedaba jugar, si se empataba, el segundo partido a las 48 horas. Y salió mal, muy mal, porque el resultado (el 1-1 del anterior encuentro) nos hundió, en el último segundo, había pasado el tiempo reglamentario y nos marcaron el empate. Lo mejor hubiera sido hacer los penaltis. Y se hubiera acabado. El fútbol, como todo el mundo dice, es así. Y es verdad", comentó Adelardo.

Desde ese día, no fueron más que espinas para Atlético Madrid en la Champions League. Estuvo cerca de tocar el cielo en la temporada 2013-14 y en la del año pasado. Pero nunca estuvo tan cerca como en 1974. Todavía hoy le duele ese gol que, por ahora, dejó con las manos vacías a uno de los grandes de España.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon