Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Klinsmann: "Quiero que Messi gane el Mundial porque se lo merece"

logotipo de Goal.com Goal.com 16-05-2017

ENTREVISTA EXCLUSIVA

Jürgen Klinsmann jugó tres mundiales, le sacó una final de Copa del Mundo a Maradona, ganó una Eurocopa, dos Europa League y en 1995 lo declararon el mejor jugador del Viejo Continente. Pero, lejos de dársela de estatua, las dos primeras cosas que dice después de dar la mano para saludar son: que se está haciendo pis y que está en Argentina porque su mujer le dio permiso.

La primera vez que estuvo en Buenos Aires fue en 1987, en la cancha de Vélez, en un amistoso que salió 2-1 para los alemanes. La segunda se le ocurrió en el momento en que, en su casa de California, se enteró que se venía un Superclásico en La Bombonera. Llamó a dos amigos para preguntarles si querían venir a ver uno de los mejores partidos del mundo. Tan simple es su razón para andar caminando por Puerto Madero que parece mentira.

Pero los mitos, también, se ríen.

- ¿Qué piensa cuando piensa en Argentina? - Argentina es un pais hermoso con gente hermosa que es muy apasionada por el fútbol. Por lo general eso es bueno, pero a veces puede hacerte perder partidos.

- ¿Qué tienen los alemanes para haberle ganado una final de Mundial a Diego Maradona y otra a Lionel Messi? - Futbolísticamente, son lo mismo. Argentina siempre produjo jugadores y equipos increíbles. Creo que, para ganar un Mundial, hace falta un último pequeño porcentaje, probablemente el uno o dos por ciento, que es mental. Y, a veces, necesitás suerte también. En una final de un Mundial y en grandes momentos de la vida esas son cosas te hacen ganar. Creo que Alemania construyó una mentalidad muy fuerte a lo largo de los años. Nos gusta la presión. No nos hace sentir mal. Cuanta más presión, más divierte. Así que quizás sea una cuestión más mental.

- Es su segunda vez en Buenos Aires, ¿qué recuerda de aquel amistoso que vino a jugar en 1987? - Fue hace 30 años y, prácticamente, fue el comienzo de mi carrera en la Selección. De hecho, fue el segundo partido que jugué para la mayor de Alemania. Fue muy emocionante porque cuando representás a tu país y te toca jugar tu segundo partido contra Maradona, sin dudas, es algo especial. Me acuerdo de la atmósfera del estadio y lo fanáticos que eran los hinchas. No lo olvido más. Pero también me acuerdo lo amigable que fue la gente. El fanatismo no iba en contra de la amabilidad.

- ¿Cómo era Maradona como jugador? - En este partido de hace 30 años, acá, hizo la asistencia. Vino por un lado, pasó a dos o tres jugadores y dio el pase de gol. Me acuerdo que jugue con él en la final de la copa UEFA, entre Stuttgart y Napoli. Él apareció en el campo, con 70 mil personas mirándolo y todo lo que hizo fue mover la pelota, entre los pies. Y nosotros, que estábamos corriendo de un lado al otro, dejamos de correr para mirarlo. Todos queríamos ver a Maradona antes de la final. Abrimos nuestros ojos bien grande y juro que pensamos: "Esto no es real". Eso fue en el 89. Fue maravilloso. Porque él simplemente disfrutaba de jugar. Era algo muy divertido de mirar. Todo el estadio aplaudía. Habíamos perdido 2-1 en Nápoli y en casa empatamos 3-3. Así que el título fue para ellos. - ¿Y Messi? - Admiro a Messi. Siempre lo admiré. Pero también admiro a Maradona, sobre todo, porque jugué muchas veces contra él. En Inter contra Napoli, en Argentina contra Alemania y era un artista porque veía cosas que nadie más. Sabía lo que estaba haciendo y lo que iba a hacer incluso antes de recibir la pelota. Siempre fue un artista adentro de la cancha. Messi es distinto: es un perfeccionista. Me resulta un personaje maravilloso porque siempre fue humilde. Y siempre fue un jugador increíble. Con una característica: es un gran goleador.

- ¿Qué le pareció Messi en la última semifinal de la Copa América Centenario, cuando usted era el entrenador de Estados Unidos? - Nosotros tuvimos mucha suerte en ese partido porque Argentina sólo nos hizo cuatro goles y podrían haber sido ocho. Me tranquilizó que Messi frenó a los cuatro. Pensá que, del otro lado, Chile le hizo siete a Mexico.

- ¿Cómo se explica que Messi no pueda ganar una final? - Es normal. Es algo emocional. Le falta ganar este gran trofeo. Y lo va a ganar. Estoy muy contento porque, después de perder la final en Estados Unidos, dijo que paraba y algunos meses después dijo: "Bueno, está bien, volví". Yo sabía que iba a volver porque se debe a sí mismo ganar un gran trofeo, ganar la Copa del Mundo. Quizas se dé el año que viene en Rusia. Porque un jugador así necesita ponerle el sello a su legado en el Mundial. La Copa América es linda también. Es hermosa y es grande, pero necesitás ganar la Copa del Mundo. Yo quiero que Messi gane el Mundial porque se lo merece.

- ¿El fútbol argentino le interesa? - Siempre seguí el fútbol argentino. Admiré a sus jugadores y a sus entrenadores. Tuve a César Menotti como entrenador en Sampdoria. Mi sueño siempre fue ver un Boca-River en la Bombonera y ahora que tengo el tiempo le dije a dos amigos, de los cuales uno fue técnico de Guillermo Barros Schelotto en Columbus, y entonces vinimos. Tuve que cambiar los pasajes dos veces porque, por detalles extras, cambiaron dos veces la fecha del partido. Eso me salió muy caro, pero estoy contento de estar acá.

- ¿Qué opina del Superclásico? - De chiquito, miraba mucho a Boca jugar, pero nunca tuve la oportunidad de venir porque jugaba o dirigía. Hay pocos partidos especiales en el mundo. Jugué para el Inter, en un Inter-Milan. Pude ver Real Madrid contra Barcelona. Vi el Manchester United contra Liverpool. Jugué Tottenham contra Arsenal. Pero para Latinoamérica, creo, éste es el partido más grande. Así que le dije a mi esposa: "Me voy por cinco días". Me dio permiso.

© Proporcionado por Goal.com

- Dijo que tuvo a Menotti como entrenador, ¿qué tiene él de diferente? - Menotti me enseñó a pensar y a jugar rápido. Es muy estratétigo y muy inteligente. Diría que un cerebro increíble. Su personalidad le daba confianza a los jugadores. Te enseña a resolver por vos mismo los problemas. Y, como te da confianza, te genera ganas de decidir. Además, lo considero una persona maravillosa.

- Ya que habla de entrenadores argentinos, usted jugó en Tottenham, lo tuvo a Mauricio Pochettino. ¿Qué opina de él? - Es un entrenador fantástico. Lo veo aprendiendo constantemente. Mejorando. Tiene una gran personalidad. Siento que es un enorme técnico, pero que además tiene una carrera tremenda por delante.

Más: El TAS premitirá el reclamo en conjunto por el caso Nelson Cabrera | Los mejores Superclasicos en la historia de la Copa Libertadores | Así está la clasificación a la Copa Libertadores 2018 | VIDEO: Así fue la lesión que puede dejar sin Mundial Sub-20 a Lautaro Martínez

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon