Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La emoción y el agradecimiento del hincha traducida en destrato dirigencial

Goal.com Goal.com 08-10-2016

En una canchita de césped sintético debajo de las plateas de La Bombonera, el técnico más ganador de la historia del fútbol argentino recibió un hermoso homenaje en vida. Un tipo que le dio todo, absolutamente todo, a Boca, quedó inmortalizado en las instalaciones del club gracias a un grupo de fanáticos que tuvieron la idea juntar a algunos locos y hacer un monumento. La gran mayoría de ellos eran pibes jóvenes que juntaron sus mangos con sus primeros trabajos y aprovecharon para hacer este gesto de agradecimiento. Quedó claro que el club, representado por sus dirigentes, sólo atinó a prestar las instalaciones, como se dijo en la presentación, y las tres pantallas por las que pasaban las habituales publicidades de la institución.

En la semana, Boca había avisado que iba a haber poco espacio, que a los medios se les iba a dificultar el trabajo, que los hinchas no podían ir, porque sólo iban a participar los 300 fanáticos que aportaron económicamente para la causa. En definitiva, sólo asustaron para que el socio no se acerque.

Un escenario no muy grande, algo así como 100 sillas, tres vallas amarillas. Los afortunados de pulsera amarilla podían pasar. Los de pulsera blanca se tenían que quedar atrás de una reja de angustiantes cuadraditos de dos centímetros, cuando la mitad de la cancha hecha salón de eventos estaba completamente vacía. Los 150 restantes se amontonaron atrás de las sillas en una popular plana, jugando a ver quién elevaba más su celular para grabar ese hermoso momento.

Mientras, algunos recordaban el homenaje al flamante presidente Macri, cuando abrieron el estadio en un evento improvisado.

El presentador anticipó que el presidente, Angelici, quien echó al homenajeado hace poco más de dos años, no estaría por una licencia. Tras los silbidos que obligaron a tomar una pequeña pausa en su alocución, llegó Royco Ferrari con su imagen tan respetada como desconocida, con su bajo perfil y la incógnita: ¿será el presidente de los próximos años?

Dijeron presente grandes figuras que dirigió el Virrey. Y el grito de guerra: "Riqueeeelme Riqueeeelme", otro símbolo del destrato. Apareció la estrella de la tarde. Esa persona que le da sentido al "Vení, vení. Cantá conmigo", que sonaba cada vez más fuerte, pese a que las gargantas se cerraban y las lágrimas aparecían sin vergüenza.

© Proporcionado por Goal.com

Se descubrió la estatua y el hincha mostró, una vez más, lo memorioso que es. "Todos los momentos que viví", y no es casualidad que haya sonado justo la canción con esa letra y la que Bianchi dijo que era su preferida. Porque el hincha es así: genuino, espontáneo, pero memorioso y agradecido. Porque no olvida a quien no lo traiciona.

El hincha tiene, nuevamente, una misión muy difícil: no permitir el destrato dirigencial que sufren sus ídolos.

Más: Bianchi: "La estatua es gracias a los jugadores" | Juan Román Riquelme volvió a La Bombonera | Tevez no viajará a Jujuy para enfrentar a Olimpia | Tevez, en duda para el amistoso ante Olimpia

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon