Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La pelota siempre al Diez: el partido de Messi ante Colombia

Goal.com Goal.com 14-11-2016

No importa la discusión que se plantee sobre su existencia: dios existe porque una sociedad lo necesita.

La barba colorada, el pelo mezclado entre rubio y morocho, y los pies danzando contra toda ciencia hacen creer que se trata de un personaje mitológico, pero no: todavía está vivo. Aunque no parezca. Lionel Messi le sobra a la ciudad que no agotó las entradas para verlo, a la espuma de los rabiosos que escupen la televisión esperando que falle para hablar, al conjunto que no le construye espacios tres estrellas y a los defensores colombianos: apenas le alcanza con tocar la pelota intermitentemente para construir tres circunstancias de gol que dan paso a una goleada que deja a Argentina adentro del Mundial.

© Proporcionado por Goal.com

Es un estudio de freaks el pensar qué es el talento, pero él amerita el estudio: la cabeza acostumbrada a agarrar las pelotas determinantes y apuntar hacia la parcela de redes donde, seguro, David Ospina no llegará, que el pie haga rodar la red a contracultura y que la magia aparezca. El grito de Messi es largo y va hacia los compañeros, hacia el cielo donde él guarda a su abuela y al público que siempre se llena la boca para cuestionar pero al que le implora, incansablemente, amor.

El segundo gol guarda otra cuestión maravillosa. Porque Messi, ya con los músculos gastados como para vencer acelerando, se posa sobre el marcador gambeteándo con la épica de ser él, con los ojos que amagan hacia lo que muestran YouTube, con la cadera incontrolable y con la técnica de siempre. Pratto espera en el área sin saber a dónde puede terminar tanta historia, pero se separa del defensor y, como si lo confundiera con Luis Suárez, le deja la redonda en la sien para que lo liquide.

El tercer grito lo tiene con la brújula en lo solidario: como desde chico, la gambeta con asistencia es una de las grandes maneras que tiene para solidarizarse, entonces busca a Gonzalo Higuaún pero no lo logra y termina cediéndole la redonda a Ángel Di María que define para que la historia se selle. Messi los sostiene a todos. Le excede al sistema o a la suerte. Hermosa manera de resolver los problemas.

Los dioses existen porque la sociedad los necesita.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon