Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La UC se queda con el clásico y recupera la cima del Clausura

AS Chile AS Chile 23-04-2016
© DRAGOMIR YANKOVIC/PHOTOSPORT

Universidad Católica encontró en Universidad de Chile, el adversario que necesitaba para volver a ilusionarse en la lucha por el título. Se impuso por 2-1 este sábado en la edición 182° del clásico universitario, recuperaron la cima del torneo de Clausura en un partido que pudo ser goleada, y que terminó con 909 días sin poder vencer a su máximo rival.

Antes siquiera de ejercer el dominio, la UC se puso arriba en el marcador en San Carlos de Apoquindo. A los cuatro minutos una diagonal de José Pedro Fuenzalida destapó (otra vez) los problemas defensivos de la U de todo el semestre, y batió la resistencia de Johnny Herrera cuando el partido recién se armaba.

El gol no fue sólo una muestra de carácter. Fue mucho más que eso. Era la forma de dejar atrás el feo tropiezo en Arica hace algunas semanas, y despejar los fantasmas que rondan hace demasiados años en la precordillera. Ni siquiera la temprana lesión de Carlos Espinosa y el ingreso de Diego Rojas fue capaz de modificar ese auspicioso escenario.

De paso, la U no respondía. Beccacece se quedó sin plan A, y demostró tampoco tener uno secundario, siendo sobrepasado en toda la cancha. Cuesta explicar por qué no llegó el segundo gol de la UC en los minutos siguientes, o en todo el primer tiempo. Lo tuvo Jeisson Vargas, David Llanos, Diego Rojas, y hasta las buenas respuestas de Herrera quedan cortas para resumir el 1-0 al descanso.

El segundo tiempo traería aparejado el mejor momento de la U. Dos minutos en total. En ellos, Matías Rodríguez apareció en el área para aprovechar una pelota de detenida de Mathías Corujo, e igualó un duelo que le daba la oportunidad de un nuevo comienzo para los visitantes.

Sin embargo, con el empate en el marcador el partido fue casi el mismo. La UC era la que tenía la pelota, las mejores ideas y los espacios. La U en cambio se limitaba a esperar un milagro. No llegó. No lo mereció. Antes del golpe se sintiera en la banca local, Jaime Carreño apareció y anotó el 2-1. Parecía sólo cosa de tiempo, y se demoró demasiado poco.

Con media hora por delante, ambos equipos alternaron ataques sin llegar a buen puerto. El ingreso de Luis Fariña y Bruno Miranda fue tan intrascendente como se esperaba, mientras que la UC no tuvo problemas para cerrar con anticipación la historia. El 2-1 valía exactamente que la goleada comprendió Salas. Era el resultado que necesitaba para mirar otra vez de todos desde lo más alto e ilusionarse con una estrella que ahora está a sólo dos partidos.

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon