Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los "mexicantinos"

Goal.com Goal.com 25-06-2016

¿Por qué nadie canta el himno? ¿No van a alentar? ¿Falta fervor? ¿No hay locura? ¿Qué pasa?

Santa Clara. Chicago. Seattle. Boston. Houston. En la Copa América 2016, la Selección argentina recorrió Estados Unidos de punta a punta, y la secuencia sólo se repitió. En los estadios en los que se presentó el equipo de Messi, hubo miles de hinchas con la camiseta del equipo. Pero, cuando sonó el himno, no hubo más que silencio. O cuando un grupo chico empezó con una canción ("¡Soy argentino, es un sentimiento, no puedo paraaar!"), casi nadie la siguió.

Termina el partido en Boston y el estacionamiento del Gillette Stadium se convierte en un salón de fiestas. Los baúles de los autos y las camionetas se abren, empieza una competencia por quién tiene el parlante más grande, suena la música y se destapan las cervezas. Los que festejan son los que tienen la camiseta de la Selección argentina. Los que se consuelan con lo que pueden, los de Venezuela. Pero de casi ningún auto suena cumbia, Los Redonditos de Ricota o Los Piojos. Se escucha un poco de todo: reggaeton, rap, pop. Usan musculosas y gorras con viseras enormes. Hablan "spanglish". Por momentos, palabras en español. Luego, inglés.

Son los mexicantinos.

© Proporcionado por Goal.com

Es tan grande la comunidad mexicana en Estados Unidos (unos 30 millones de habitantes, el 10% de la población de Estados Unidos, según datos del 2009), que los fanáticos del Tri se dieron el lujo de alentar por su Selección, pero también de disfrutar del conjunto de Martino.

Como Michael Soto, el chico que invadió el campo de juego de Houston, en las semifinales contra Estados Unidos, sólo para abrazar a Messi. Nació en Estados Unidos, pero es hijo de mexicanos. Tiene 16 años, juega al fútbol en la Emescal Canyon Soccer School y vive en California. No, no iba a dejar pasar la oportunidad -arriesgadísima- de ver al 10.

Es la razón por la que los partidos de Argentina resultan un poco fríos. Los mexicanos saben disfrutar del fútbol, pero carecen de los códigos de tribuna de los argentinos.

En las afueras del hotel de la Selección argentina en Nueva Jersey, un grupo de fanáticos espera, sin demasiada información sobre qué pueda pasar, que en algún momento aparezca Messi y les firme un autógrafo y los salude. Los hinchas aprovechan para cantarle el cumpleaños al crack de Barcelona: "Happy birthday to you, happy birthday to you, happy birthday, Liooonel eh".

"Bueno, sí, le vamos a México, pero también a Argentina. Messi es el mejor del mundo y hay que disfrutarlo", dice Gabriel a Goal. Es uno de los que espera en las afueras del hotel ubicado en Hoboken, frente a los lujosos rascacielos de Nueva York, por un guiño de la Pulga que nunca va a venir. Trabaja en un local de comidas en el centro de Nueva Jersey y se escapó un par de horas por estar más o menos cerca del 10 de Barcelona.

No hay dudas de que en la final del domingo entre la Selección argentina y Chile, en el Metlife Stadium, Nueva Jersey, se volverá a repetir la secuencia. Habrá una ola de camisetas celestes y blancas, una imagen impactante. Pero no mucho más que eso: los mexicantinos están para ver más goles de Messi, no para hacer de hinchas.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon