Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Minutella, el "Di María" que no debutó: "Mi sueño es volver a la Fiorentina"

logotipo de Goal.com Goal.com 13-12-2016

Volante ofensivo de buen manejo, zurdo, espigado, buen porte (1,82 metro). Lo compararon con Cambiasso, Di María, Lamela y Ricky Álvarez. En una de esas, algunos lo habrán escuchado nombrar en algún portal de chimentos. A Nicolás Minutella parecerían sobrarle aptitudes futbolísticas. Se formó All Boys, jugó dos partidos oficiales con la Selección Sub 20 y se fue a la Fiorentina. Se entrenó con el plantel, pero cuestiones burocráticas le impidieron debutar en el equipo de Vincenzo Montella. Compartió vestuario con Gonzalo Rodríguez, Facundo Roncaglia, Mario Gómez y Juan Cuadrado. Mientras duró, lo disfrutó como un nene. Volvió a la Argentina y no logró pasar la prueba del Gallego Méndez en Godoy Cruz. En enero recaló en Olimpo, donde tampoco pudo afianzarse ni debutar en Primera. "El que más huevo le pone es el que termina triunfando", se autoconvence.

-¿Cómo estás en Olimpo? -Bien, es un equipo de Primera División. Nuestro objetivo es mantener la categoría. Los clubes más importantes de Argentina, como Boca y River observan constantemente a jugadores de equipos más chicos, así que es una oportunidad estar acá. La temporada va bien, estoy jugando, y fundamentalmente estoy cerca de mi familia, por esta razón volví, a pesar de mis ambiciones.

-¿Cuál es tu situación contractual? -Ahora, el pase es una parte mía y una parte de Olimpo. Cuando llegué a Italia, fue a través de una agencia inglesa. En diciembre voy a quedar libre para encontrar otro club. Ahora estoy en manos de una agencia italiana para tratar de volver a la Serie A.

© Proporcionado por Goal.com

-Se te comparó con Esteban Cambiasso… -Me halaga mucho obviamente, aunque tengo un papel más ofensivo. Ojalá algún día llegue a ser como él. Yo prefiero ser creador de juego y no tengo problema en tirarme unos metros atrás.

-¿Cómo fue tu experiencia en Italia? ¿Qué falló? -Fue una pena cómo terminó todo, aunque fue una experiencia fantástica. Llegué cuando era chico, a prueba a la Fiorentina gracias a la vieja agencia que compró mi pase en 2013/14. En ese momento, había otros equipos de la Serie A interesados en mí: Lazio, Catania y Chievo, pero yo no tuve dudas. Estuve dos semanas a prueba en Firenze y me dijeron que consiguiera la ciudadanía poder jugar. Lo triste fue que debido a problemas burocráticos no pude conseguir los documentos y tuve que irme. Esperé un año y medio la ciudadanía. Ahí, el cambio de director deportivo de la Fiorentina y la no muy buena relación con mi antiguo agente me hicieron volver a la Argentina. Yo era chico y quería jugar. Hablé con mi familia y quería estar cerca de ellos. Ahora estoy en Argentina hace un año, me siento más grande y sé que puedo volver a Italia con la ayuda de la nueva agencia que se ocupa de eso.

-En Italia tuviste la chance de entrenarte pero no llegaste a debutar -Sí, tanto con Federico Guidi como con Montella, pero no pude jugar y tenía la necesidad de jugar. No me arrepiento de haber vuelto a casa.

-¿Qué aprendiste del entrenamiento en Italia? -Aprendí de todo. En Italia hay un gran respeto por los jugadores de parte de los dirigentes y sobre todo se les da la oportunidad de entrenar en paz y tranquilidad. Tanto Fiorentina como Sampdoria me enseñaron el respeto por los compañeros y el entrenador, la humildad y el sacrificio, que te hacen una mejor persona y no sólo un buen jugador. En Argentina, en cambio, lo más importante son las cualidades técnicas y físicas.

-¿Qué relación tenías con Montella? -Cuando llegué a Fiorentina, jugué como volante por izquierda, pero también me adapté a jugar como armador, volante derecho o segundo delantero. Montella me dijo que era importante ser versátil. Sus enseñanzas me han servido incluso en Sampdoria y Argentina.

-¿Qué diferencia notás entre el fútbol argentino y el italiano? -En Argentina se corre mucho, en Italia se le pone mucha atención a la calidad técnica. El juego es más lento, pero más táctico y organizado; en Argentina es caótico. Cuando llegué a Florencia, pensé que iba a ser más difícil de adaptarme, pero en un mes lo hice, porque mis características me han permitido. Volver a casa era difícil porque acá no tenés tiempo de pensar, inmediatamente estás rodeado de jugadores que quieren robarte la pelota. Pero al final, el objetivo es siempre el mismo en cualquier campeonato. -¿Cuáles son tus objetivos para el futuro? -Mi sueño es volver a la Fiorentina, ya que es el equipo que me ha hecho crecer y si pienso que puedo tener una segunda oportunidad -o, más bien, una primera, ya que no debuté-, tengo que volver. Incluso sería genial un solo partido en Reserva. En estos días se va a definir mi futuro. Ahora que el club no tiene que pagar tanto dinero por mí (tiene el pase en su poder), será más fácil irme.

Más: Oblak, baja entre tres y cuatro meses: ¿vuelve Werner al Atlético de Madrid? | Muñeco ganador: la octava final de Gallardo con River en dos años | Ranking de hinchadas en el Mundial de Clubes

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon