Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Palermo a Perú: el gol más gritado de los últimos años

Goal.com Goal.com 04-10-2016

El camino de la Selección argentina a Sudáfrica 2010 fue bastante errático. Arrancó las eliminatorias bajo el mando de Alfio Basile, pero a la mitad de la competencia cambió por Diego Maradona. Y todo pasó a ser una montaña rusa emocional y de resultados.

Anteúltima fecha. Argentina le tenía que ganar a Perú en el Monumental para seguir dependiendo de sí misma para ir al Mundial. El Monumental repleto esperando una victoria, pero tras un anodino 0 a 0 en la primera mitad el grito "Paleeeeeermo, Paleeeeeermo" bajó desde las tribunas.

Maradona no dudó: mandó a la cancha al Titán en lugar de Enzo Pérez para que forme dupla de ataque con Gonzalo Higuaín. En los primeros minutos del complemento, tras una buena combinación entre Aimar y Messi, el Pipita marcó su primer gol con la celeste y blanca.

Todo parecía encaminado. Argentina ganaba y en pocos días definiría mano a mano la última plaza directa (o el repechaje) frente a Uruguay en Montevideo. Pero a los 45 del segundo tiempo un insólito error de Mascherano permitió que Rengifo empate el partido.

En ese momento el Monumental se silenció y quedó frío como una heladera. Además, una lluvia azotaba a la ciudad de Buenos Aires, una tormenta como pocas veces se ha visto en los últimos años.

© Proporcionado por Goal.com

Pero a la historia le quedaba un final épico. Con el equipo argentino volcado en el área peruana, el Pocho Insúa recibió una pelota que quién sabe cómo la pudo patear con dirección al arco. Ahí, entre tantas piernas argentinas y peruanas, apareció Palermo (a los 48 del segundo tiempo) para empujar la pelota a la red.

Un final memorable que quedó inmortalizado en el festejo del Titán, tanto como en el avioncito de Maradona ingresando a la cancha. El camino continuaría con un triunfo frente a Uruguay en Montevideo y la clasificación directa al Mundial. Ahí Palermo también se dio el lujo de convertir, pero esa es otra historia.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon