Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Por qué Thierry Henry fracasó en Juventus

logotipo de Goal.com Goal.com 01-05-2017

En mayo de 1999, Thierry Henry tenía 21 años, había ganado el Mundial y era una de las promesas de Juventus. Pero no estaba contento. No le gustaba que le pidieran defender. No apreciaba la cuestión táctica del Calcio. Se ponía mal cuando la afición de su equipo lo pitaba en los entrenamientos. "Sentí que había perdido el deseo por el fútbol", confesó alguna vez. La Vecchia Signora hasta quería cederlo a Udinese para traer otros jugadores. Él dijo que no.

A pesar de haber convertido sólo tres veces en 16 partidos, Henry fue vendido a Arsenal por 3.6 millones de libras. Arsene Wenger lo sabía: era una gran oferta. El entrenador de los Gunners había hecho debutar al francés en el Monaco cuando el delantero tenía 17 años.

En Arsenal, competía con Kanu, Bergkamp y Davor Suker. Y a Henry le costaron los primeros tiempos: en sus primeros siete partidos no marcó. Hasta que un partido con la Sub 21 de Francia le cambió todo. Marcó un gol. Y volvió a sentirse jugador.

© Proporcionado por Goal.com

En su siguiente partido en la Premier, ante Derby County, marcó dos goles...y el resto es historia.

Pero...¿cómo es posible que no haya funcionado en Juventus?

"En el Calcio lo saben todo, técnicamente y tácticamente", dijo Henry hace un tiempo. El francés se vio perjudicado cuando no encontró espacios en los últimos 30 metros. Y agregó: "En Inglaterra, el equipo que más corre, gana". En la Juventus, Ancelotti lo hacía jugar en un 3-5-2 rígido que no apreciaba su gran arte: correr y sacar ventaja del campo.

Wenger lo calificó alguna vez como un niño de seis años que necesita correr y correr. El entrenador del Arsenal aceptó esa situación, dejó que Henry se hiciera cada vez más completo con el paso del tiempo.

Si Juve hubiera mostrado la misma paciencia, quizás hubiera conseguido el mismo beneficio. Aunque quizás sea complicado echarle la culpa a Marcello Lippi o Ancelotti, sus entrenadores. El primero fue expulsado del club después de tres partidos con el francés, el segundo siempre quiso retenerlo.

Ancelotti todavía se arrepiente por no haber percibido que Henry no era un extremo si no un centrodelantero. Lo considera uno de los grandes errores de su carrera. ¿Pero cómo lo hubiera imaginado? Ni el propio jugador lo sabía en ese momento. O, para ser más precisos: ni siquiera lo quería así.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon