Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Por qué es lógica la salida de Pisculichi de River

Goal.com Goal.com 03-08-2016

Leonardo Pisculichi se va de River por la puerta de atrás. El autor de uno de los goles más importantes en la historia reciente del Millonario, como fue el tanto que le anotó a Boca en la vuelta de las semifinales de la Copa Sudamericana 2014, deja el Millonario casi desde las sombras, a través de una charla con Marcelo Gallardo en un entrenamiento más, sin la posibilidad de despedirse de los hinchas como hizo Gabriel Mercado. Sin embargo, por más injustos que puedan parecer los modos, la salida del enganche es lógica. Y hasta previsible.

Pisculichi llegó a River a mediados de 2014 desde Argentinos Juniors, cuando el Muñeco recién asumía, e inmediatamente se volvió pieza clave de un equipo que rompió todos los moldes del fútbol argentino por su propuesta y sus modos. Goleador y, principalmente, asistidor, el zurdo solamente se perdió cuatro partidos de los 29 que disputó el Millonario entre el torneo local y la Copa Sudamericana, en la que fue campeón. En total, convirtió siete tantos y repartió 12 asistencias.

© Proporcionado por Goal.com

Sin embargo, a partir de 2015, su nivel fue en declive constante. Y su presencia entre los once empezó a disminuir. Ya en la Copa Libertadores, en la que el Millonario dio la vuelta olímpica, Piscu perdió mucho terreno a partir de su bajo nivel: de los 14 partidos, estuvo solamente en 6 como titular y en dos ingresó desde el banco. De haber sido el máximo asistidor de la Sudamericana, pasó a no entregar ningún pase gol. Y solamente convirtió una vez. En el torneo local tampoco tuvo demasiada trascendencia: participó en 17 encuentros de los 30 y solamente en 11 fue titular. Muchos de ellos fueron cuando el equipo ya no tenía chance alguna de dar la vuelta.

Pareció que la Sudamericana podía ser su resurrección. Pero no lo fue: aunque anotó un gol y dio una asistencia, jugó apenas la mitad de los partidos (4 de 8). En el Mundial de Clubes fue titular en la semifinal contra Sanfrecce Hiroshima, pero no rindió y salió reemplazado. Contra Barcelona ni siquiera salió desde el banco. Fue un presagio de lo que ocurriría en 2016, donde Gallardo apenas si lo tuvo en cuenta: cinco partidos como titular en el campeonato local y tres en la Libertadores, entre los que anotó dos goles. Demasiado poco. Aunque siempre quedará el recuerdo de aquel zurdazo bajo, al palo derecho de Agustín Orion, que lo guardó para siempre en la memoria de los hinchas.

Más: El fixture de River en el Torneo de Primera División 2016/17 | Pisculichi se va de River | Así se juegan los 16avos de final de la Copa Argentina

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon