Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Quién es Joachim Löw: Los inicios y la pizarra del seleccionador de Alemania

logotipo de Goal.com Goal.com 23-06-2017

La inestabilidad que demostró Joachim Löw en su carrera deportiva como jugador le ha llevado a una carrera estable en los banquillos, donde ya ha lleva más de una década dirigiendo los designios de Alemania como seleccionador.

Löw nunca acabó de triunfar del todo en la Bundesliga. Se trataba de un delantero que estuvo durante más de veinte años, desde 1978, vistiendo distintas camisetas de equipos de Alemania y Suiza, repitiendo en tres ocasiones con la elástica del Friburgo, club al que estuvo más tiempo vinculado.

En su segundo equipo en Suiza, el Winterthur, y ya en la década de los 90, fue cuando empezó a compaginar labores en el banquillo con su papel en el terreno del juego. Löw se encargaba del juvenil del Winterthur, en su primera labor como técnico y que le sirvió para ejercer de entrenador y jugador en su siguiente traspaso.

A partir de ahí, 1995, su papel se limitó ya exclusivamente a la de preparador, siendo el Stuttgart y la Selección Suiza sus primeros trabajos, siempre como segundo técnico, aunque en ciertos momentos fuera el primer entrenador de forma interina.

Cuando la trayectoria deportiva parecía estar dando tumbos, la llamada en 2004 de Jürgen Klinsmann, amigo personal de Löw, para que hiciera de asistente técnico con Alemania, en tareas preferiblemente tácticas, fue la que terminó de girar el guión de su vida.

El tándem formado por Klinsmann y Löw duró hasta el verano de 2006, justo después del Mundial celebrado en Alemania, momento en el que Klinsmann decidió no renovar el cargo. La Federación confió en dar la batuta a Löw, con el objetivo de hacer triunfar a la ‘Mannschaft’ en 2008.

© Proporcionado por Goal.com

En todo este tiempo, Löw ha tenido como gran rival a España, quien se hizo con los tres títulos que hubo en liza (Euro 2008, Mundial 2010 y Euro 2012). La consagración del proyecto de Löw vino en 2014, con el cuarto Mundial para el conjunto germano, confirmando el buen trabajo y el premio a una gran generación dirigida por un concienzudo estratega.

A Löw no le tiembla el pulso a la hora de castigar la indisciplina, como ya hiciera con Kruse en 2016, ni a la hora de convocar a una selección B para probar nuevas alternativas, como ha hecho en la Confederaciones y que podría suponer una llamada de atención para algunos teóricos titulares. Como ya dijo en su momento, el problema de España es que no renovó el plantel y eso es un pecado que no parece que vaya a cometer. En la Confederaciones ya han entrado algunas perlas de la Olímpica y futbolistas menos mediáticos pero con un gran año a sus espaldas en la Bundesliga.

La variedad de opciones que plantea Löw es tremendamente rica. Parte de la base de un hipotético 4-3-3 que a veces se transforma en un 4-2-3-1, pero a lo largo de estos años con Alemania le hemos visto probar variantes que pocos imaginaban, como Müller o Götze haciendo de falso nueve, a imagen y semejanza de la España de Aragonés o Del Bosque, o dando la razón a Guardiola y colocar a Lahm de mediocentro.

Todo ello siempre con una actitud ofensiva, buscando la amplitud por bandas y el juego constructivo, siempre partiendo de los mediocentros, los responsables de que la férrea maquinaria teutona funciones al ritmo que quiere Löw.

Más: Las caras de emoji de Alexis en el partido frente a Alemania | Una marca más para romper de México: vencer al local de Confederaciones | Así está la tabla de posiciones del Grupo B de la Copa Confederaciones 2017

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon