Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sólo en Estados Unidos Alexis Sánchez podía ser elegido el mejor

Goal.com Goal.com 29-06-2016

Qué fácil era distinguir a los estadounidenses en los estadios de la Copa América 2016. No hay una explicación más o menos lógica, pero la tendencia se repetía en todos los partidos. Por alguna razón, parecían divertirse por las secuencias que no tenían que ver demasiado con el fútbol. Cuando Messi se caía arriba del árbitro, cuando dos del mismo equipo se chocaban, cuando un jugador se patinaba o no le podía pegar a la pelota.

Son situaciones en las que el fútbol fracasa que, para alguien acostumbrado a ver partidos, no tienen demasiada diversión. Se trata de una secuencia en la que algo sale mal. Ni más ni menos que eso. Pero para los locales, periodistas, organizadores, hinchas, empleados del estadio, esos parecían ser los momentos en los que el juego más les llamaba la atención.

La elección de Alexis Sánchez como mejor jugador de la Copa América 2016 tiene algo de eso. La organización, como no podía ser de otra manera, pensó en lo superficial y no en la esencia. Sí, el delantero de Arsenal es el más reconocido del plantel de La Roja. Sí, es el que tiene más cartel. Sí, es el de más marketing. Pero de ninguna manera fue el mejor del equipo de Juan Antonio Pizzi en el torneo.

¿Alexis Sánchez hizo un mal torneo? No. Tuvo una actuación aceptable. Pero no mucho más que eso. El chileno jugó todos los partidos de su equipo salvo en la final, cuando salió reemplazado por Silva sobre el final del primer tiempo suplementario. El Niño Maravilla tenía el tobillo destrozado y no aguantó más.

© Proporcionado por Goal.com

La realidad es que Sánchez la rompió sólo en el partido ante México: hizo dos goles y dio la misma cantidad de asistencias. En los otros encuentros, le costó (con Panamá también marcó, aunque no lució). En ninguno de los choques ante la Selección argentina funcionó. En el primer duelo, Romero le sacó un gran remate, pero no mucho más. En la final, no preocupó a la defensa de Martino y se equivocó en la toma de varias decisiones (una de las primeras jugadas, no vio un pase a claro a Vidal, que picaba solo hacia el área).

Ante Colombia, fue un partido de sacrificio, pero no de lucimiento. Alexis estuvo con varias molestias físicas y en varios entrenamientos trabajó de manera diferenciada.

El mejor jugador de la Copa América 2016 debía ser un jugador chileno, no hay dudas. Fue el equipo que más se destacó: de menor a mayor. Se enfrentó a los rivales más complicados (paliza histórica a México, solució eficiente ante Colombia y demostración de personalidad ante Argentina).

En ese contexto, hay un jugador que estuvo, como casi siempre, un escalón por arriba del resto: Arturo Vidal. El Rey no estuvo en las semifinales por doble amarilla, pero fue una parte más que importante en el resto de los encuentros. El mediocampista de Bayern Munich es el corazón de La Roja. Nada sería igual sin él. Sabe defender, reconoce la distribución de juego y es probablemente el jugador más completo del mundo. Pero, encima de todo eso, está la cuestión simbólica. Chile descansa en su personalidad y su forma de jugar al fútbol.

Alexis Sánchez fue elegido el mejor jugador de la Copa América 2016 porque se jugó en Estados Unidos, un país que, por ahora, está acostumbrado a apreciar valores que no siempre tienen que ver con lo más importante.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon