Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sampaoli y la rebeldía de lo obvio

logotipo de Goal.com Goal.com 24-10-2016
© Proporcionado por Goal.com

Unos días antes de viajar a Sevilla para cerrar el acuerdo con el club, pasó por Buenos Aires y dedicó una mañana a ir a la cárcel de Ezeiza para ver a Patricio Fontanet, cantante de la banda Callejeros, que el entrenador lleva tatuada. Podría haber sido simplemente un encuentro de amigos, pero la idea de aprender pesó y el entrenador se pasó un rato largo tomando mate y preguntando cómo hacía para componer ahí. Cuando el músico le comentó que escuchaba y leía a los otros internos, llegó a la parte que le interesaba: estaba prestando atención a una manera de sacarle la ficha a la gente. Más allá de su convencimiento por la pelota al pie, Jorge Sampaoli entiende que encontrar un sentimiento colectivo es la clave para lograr un éxito. Su estrategia para eso es una mirada filosófica: lograr que un grupo humano pueda salirse de la sensación de sometimiento a situaciones colectivas.

Hay una sola cosa que Sampaoli le elogia con contundencia a Diego Simeone: su capacidad para convencer, durante un tiempo prolongado, a un grupo en relación a una idea. Esa es, también, una de las cuestiones que menos le convencen de Marcelo Bielsa, a quien, de más joven, escuchaba en un walkman mientras salía correr: no lograr que el conjunto se pueda convencer más de una temporada, sobre todo considerando los registros de Athletic de Bilbao y de Olympique de Marsella. Que eso es lo fundamental, aunque hable por teléfono con Pep Guardiola, lo aprendió, según dice, en la vida misma: escuchando bandas de rock, charlando con músicos, leyendo, viendo cine y hasta escuchando discursos de Juan Domingo Perón. A esa capacidad el director técnico de Casilda la define desde el oficio: para él, un entrenador es un gestionador de emociones.

Quienes trabajan con Sampaoli afirman que un detalle clave para sostener una idea que, de ganarle a Sporting de visitante el próximo fin de semana llegará al mejor arranque en la historia de Sevilla, es que las victorias se hayan dado. Temieron que los golpes del comienzo dolieran: perder, sobre el final, la Supercopa de Europa contra Real Madrid y caer contra Barcelona por la Supercopa de España. Pero siguieron convencidos de la idea que querían, aunque no fuera fácil. El club andaluz ganó las últimas tres temporadas la Europa League, de la mano de Unai Emery, que decidió irse a PSG -por elección personal-. El estilo más conservador, típico en la institución que eligió dos veces a Carlos Bilardo como técnico, tenía éxitos y cambiarlo podía ser una tarea muy riesgosa. Pero Sampaoli creía en eso: apostó al juego de posesión, abandonó el verticalismo bielsista, sumó a Juan Manuel Lillo y a Matías Manna como ayudantes de campo. Y fue por más: aunque ya no esté de moda, en un pleno argentino, puso dos enganches en la cancha, haciendo girar el juego en la creatividad de Samir Nasri y del Mudo Vázquez, con Luciano Vietto como centrodelantero, aunque sea pequeño físicamente.

Probablemente, la diferencia entre entrenadores y opinadores está en la discusión más allá del estilo. Mourinho y Guardiola pueden ser opuestos, pero ambos aceptan que un buen entrenador es el que convence a su equipo. Entonces, ahí radica un estilo. "Le habla a Nasri igual que como le hablaría al 10 de Alumni", dice alguien que lo conoce bien para explicar cómo convence. Sampaoli no fue un jugador de fútbol consagrado y se definió como un conquistador: de dirigir el club de Casilda fue avanzando poco a poco, hasta un día quedar parado al lado de Luis Enrique y de Guardiola, en Suiza, en la ceremonia del Balón de Oro.

"El rock me emociona. Todas las letras de los grupos que me gustan me brotan en momentos en que me tienen que brotar", cuenta Sampaoli. En las semanas previas a ganarle a Atlético Madrid, estuvo mirando el documental del Indio Solari. De esa poesía, saca maneras de hablar que permitan convencer. En eso, dice que él trata de encontrar maneras para rebelarse frente a lo obvio. Y cuando termina esa frase se da cuenta que esas palabras, en definitiva, bien podrían ir en una canción.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon