Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Siempre hay una primera vez

logotipo de Goal.com Goal.com 12-12-2016

River le ganaba 2-1 a Boca en el Monumental, jugaba mejor y hasta contaba con chances de estirar la ventaja, sin embargo a los 15 minutos del complemento Marcelo Gallardo decidió tocar el equipo y el castillo de naipes se vino abajo.

La intención de Gallardo fue clara desde un principio, anular a Fernando Gago y lo logró durante los 90 minutos pero dejó muy libre a Carlos Tevez y lo terminó pagando cuando Andrés D’Alessandro, figura del partido y amo y señor de la pelota, salió reemplazado de su último Superclásico por Iván Rossi. El Millonario perdió la pelota, el juego y las riendas del encuentro que las tomó el 10 de Boca e hizo lo que quiso.

Rossi nunca logró pesar en el mediocampo, para colmo retrasó al equipo y aisló a Alario y Driussi del resto de sus compañeros, por lo que las jugadas de ataque fueron cada vez menos y esporádicas. Aunque el goleador del Campeonato seguía incomodando jugando entre Fabra e Insaurralde, mientras que Gonzalo Martínez le comió la espalda a Peruzzi toda la tarde.

© Proporcionado por Goal.com

Sin embargo, el Muñeco sacó al Pity a los 23 minutos de esa segunda mitad y ese lateral ya no corría tanto peligro porque su reemplazante, Rodrigo Mora se fue al sector derecho del ataque desplazando al centro al 11. Por si fuera poco seis minutos más tarde sacó a Driussi y mandó a la cancha a Tomás Andrade, para volver a jugar a las espaldas del lateral derecho Xeneize.

Ninguno de los cambios de Gallardo tuvieron el efecto deseado, por el contrario, mermaron la producción de su equipo y le cedió la pelota al rival, que esperó en su campo de juego con la posesión para meter pelotas profundas a sus delanteros que jugaban mano a mano con los centrales millonarios. ¿El resultado? Derrota por 4-2 en un partido que tenía controlado.

Desde que es entrenador de River, hace dos años y medio, por primera vez Gallardo fue culpable directo de una derrota de sus dirigidos. El jueves tendrá una posibilidad de demostrar que un tropezón no es caída, que el mote de Napoleón se lo tiene bien ganado y de levantar su sexto trofeo como DT millonario.

Más: El Superclásico de Andrés D'Alessandro | Guillermo: “Le diría a los chinos que esperen seis meses más” | Con un Tevez descomunal, Boca ganó un Superclásico tremendo

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon