Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tecatito Corona, el verdadero heredero de Cuauhtémoc Blanco

Goal.com Goal.com 16-06-2016

Hace 11 años, el futuro de la Selección Mexicana recaía en una generación dorada que nos haría soñar con grandes logros en torneos como la Copa del Mundo: los regates de Giovani Dos Santos, el olfato goleador de Carlos Vela, la explosividad de César Villaluz, la tenacidad de Omar Esparza y la seguridad de Sergio Arias se convertirían en el futuro del Tri. Años después, parece ser un joven elemento el que tomará la batuta de los últimos grandes ídolos mexicanos con la Selección.

El ‘10’ de Juan Carlos Osorio, Jesús ‘Tecatito’ Corona, no se esconde, ni rechaza convocatorias; tampoco es restrictivo, si tiene oportunidad de jugar dos torneos en un verano (como ya lo hizo en 2015), lo hará. Las dos perlas mexicanas de aquella perdida generación del 2005, Gio y Vela, han crecido pensando que tienen un estatus innecesariamente importante, al punto de considerar justo el rechazar llamados, de decidir cuándo querrán ser convocados e incluso de nunca mostrar su mejor nivel con el Tri.

Gio, quien nació futbolísticamente en Barcelona, ha tenido momentos a cuentagotas de liderazgo en sus años como seleccionado nacional: el gol ante Estados Unidos en la Copa Oro, su gol ante Holanda en el Mundial 2014… y poco más. Mostró absolutamente nada durante los Juegos Olímpicos de Londres, en Sudáfrica 2010, o el resto de su carrera, tal como Carlos Vela, quien desperdició los mejores años de su carrera por un pleito personal y volvió en medio de su bajón de juego más importante como futbolista profesional en una etapa de madurez.

Desde aquellos años del irreverente Cuauhtémoc Blanco, que cual superhéroe en retiro volvió en 2010 después de ser injustamente dejado de lado en 2006, un ‘10’ que con sus goles le dio al Tri la Copa Confederaciones del 99 y puso a soñar a toda la afición con su vuelo ante Bélgica en Francia 98’ que no se veía a un jugador portar la casaca con tanta personalidad como la que muestra el extremo del Porto.

© Proporcionado por Goal.com

Cierto es que a sus 23 años, el deseo de triunfar de Corona puede estar en su cénit, estando en una etapa en donde gracias a su juventud puede darse el lujo de querer participar en cuanto torneo se le presente, pues en contraste con Vela (pero sobre todo) y Gio, ellos están en la etapa de madurez en donde el desgaste físico comienza a sentirse más; pero no solo eso, el deseo de triunfar se ha visto disminuido por la relación que han forjado con el Tri: uno parece que no termina de sanar sus heridas del pasado y el otro, tras cosechar Copa Oro, Mundial Sub-17 y Medalla de Oro, piensa que no le debe más a su país futbolísticamente hablando.

Salido de la cantera de Monterrey, Jesús Corona tiene un estilo de juego que va de la mano con una nueva camada de jugadores mexicanos, técnicos, rápidos, regateadores y capaces de cambiar el curso de un partido con su habilidad para definir y conjuntarse con sus compañeros como Hirving Lozano, Jurgen Damm o Javier Aquino. Al nacido en Hermosillo le bastaron apenas 36 partidos para convencer a un equipo del futbol europeo, el Twente de Holanda.

Tres años en el futbol holandés con altas y bajas (se le llegó a ser criticado por su falta de profesionalismo y sobrepeso en algún punto de su estadía), atrajo la atención del proyecto del Porto, que parece estar apostando al talento emergente mexicano debido a su bajo coste comparado con el resto de Sudamérica.

Su gol contra Venezuela, el cual evita un trágico desenlace que se ha convertido en la norma de México, recordando el cotejo ante Uruguay del Mundial de 2010, el cual el Tri perdió, dejando de lado la oportunidad de enfrentar a Corea del Sur teniendo como rival a la selección Argentina que terminó por eliminarla en Octavos, recalca la personalidad que está comenzando a tener con el combinado nacional, quien en base a su presencia y su nivel de juego, ya maneja el timón del barco Tricolor, buscando en los próximos años ser el capitán del navío que vuelva a relucir la ‘10’ que porta en su espalda.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon