Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todopoderoso

Goal.com Goal.com 19-06-2016

¿Qué hace? ¿Por qué la va a buscar ahí? ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué precisa retroceder tanto? Gabriel Mercado no lo piensa demasiado. Lo ve, y no duda: se la da. Está en posición de 4. Toma la pelota y hace un movimiento doble: con la recepción, deja a un venezolano en el camino. Levanta la cabeza y se la da a Mascherano. La vuelve a pedir. No se la devuelven.

La secuencia describe la sensación con la que juega hoy Lionel Messi : se siente todopoderoso.

Ya no se va a cortar la barba, sus compañeros no lo permiten. Él se la deja, no tiene problemas, mientras crece la idea de que es un salvador, el que va a romper las frustraciones de la Selección argentina, que llevan más de 23 años.

El mapa de calor del partido ante Venezuela lo dice todo. Si en algún momento se debatió sobre la posición en la que se movería, no deja dudas: sí, tiende a ubicarse por la derecha, pero va por donde quiere. Cuando quiere descansar, no es tímido. Messi se estanca entre los centrales y Gonzalo Higuaín le entiende las señales . Retrocede en la posición que le hubiera correspondido a la Pulga. Se siente cómodo hasta cuando necesita decir basta. Sus compañeros le bancan todo. Se lo merece.

En un mismo partido, recorrió varias etapas del repertorio de su carrera. Al comienzo del partido, la del desfachatado gambeteador, frenado por las patadas venezolanas. Después, la del asistidor. La pelota se cansó de girar en el pase que le cayó justo a Gonzalo Higuaín. Por último, la del definidor natural. Gaitán le entendió todo y él le tiró un caño brutal a Dani Hernández.

Alcanzó el récord de Batistuta como máximo goleador de la historia de la Selección argentina , con 54 tantos. Lo festejó con sus compañeros.

Se permite desaparecer. Cuando él no necesita tenerla, camina y espera el momento. Tocó 42 pelotas. Otros de la Selección argentina, como Marcos Rojo (43), Mercado (57) u Otamendi (56), la tuvieron mucho más. Pero su decisión es saber medir los tiempos.

© Proporcionado por Goal.com

Sobre el final del partido, se la pidió a Mascherano en el círculo central. El exRiver cedió. La pelota a sus pies.

Messi siente que puede conquistar al mundo. Hace todo en un mismo partido. Todopoderoso, no se marca límites en ningún aspecto del juego.

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon