Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un nuevo fracaso para la Alemania de Joachim Löw

Goal.com Goal.com 07-07-2016

Consumada una nueva final perdida por la Selección argentina, en la Copa América Centenario ante Chile, la tercera en tres años, se redefinió el concepto de fracaso al menos en estas tierras. ¿Se fracasa llegando a tres partidos definitivos y no poder ganarlos? ¿Incluso cayendo en uno durante el tiempo suplementario y en los dos restantes por penales? Desde la mirada más resultadista, sí. Y si se analizan los contextos, donde está claro que el plantel albiceleste es ampliamente superior nombre por nombre al de Chile, es así.

La primera de las finales donde los argentinos sentimos el fracaso cachetearnos la cara (o un puñetazo, uno de Tyson en sus años dorados), fue ante Alemania. Esa selección que vive un proceso tan exitoso a nivel estructural como repleto de fracasos. La única definición que encontró a los teutones con un trofeo en la mano fue ésa.

¿Tuvo oportunidades? Desde que Joachim Löw tomó las riendas de la Selección, le sobraron. Ya venía de acompañar a Klinsmann en la Copa del Mundo 2006, donde eran anfitriones y cayeron en la semifinal ante Italia. A partir de ese certamen, Die Mannschaft siempre estuvo entre los mejores cuatro, sumando los dos Mundiales y las tres Eurocopas.

En el 2008 vio como España ganaba su primer título grande y arrancaba el "triplete"; en el 2010, después del lapidario 4-0 sobre Argentina, otra vez La Roja lo sacaba por la mínima diferencia pero en semifinales; llegaba la revancha en la Euro 2012 y esta vez el verdugo fue Mario Balotelli, que metió dos para que Italia se encargara de otro fracaso.

La historia del 2014 no necesita ser muy recordada y se trata del único logro teutón desde 1996. Mario Götze anticipó a todos para el 1-0 en el minuto 113 y adiós a la ilusión de Lionel Messi. El juego desplegado en los duelos previos, más allá de los penales contra Italia, lo situaban como candidatazo en la actual Eurocopa, pero la localía de Francia pesó para ser la cuarta semifinal que lo ve derrotado.

Alemania generó una revolución futbolística desde el juego, alejado de ese paradigma de jugadores de gran porte, escaso manejo de pelota y mucho juego físico. Habituado a jugar con el arquero como líbero, defensores adelantados, volantes de categoría y generalmente con falso nueve, apabulla a sus rivales desde la posesión y las ocasiones. El paradigma viene desde las selecciones juveniles, acostumbradas a arrasar en su continente.

© Proporcionado por Goal.com

Pero falla en partidos decisivos. Por eso es un habitué del partido por el tercer puesto, ese que nadie quiere. Tiene un Mundial en la vitrina, el cuarto de su historia. Eso es innegable. Pero tampoco se puede dejar pasar que es la quinta vez en seis ocasiones (seis en siete, si sumamos el Mundial 2006 y siete en nueve, con la final del 2002), que nada y se ahoga en la orilla. Entonces, ¿qué es fracasar?

Más: GALERÍA: Frustración para Alemania, éxtasis para Griezmann | El partido de Antoine Griezmann ante Alemania | Así juega Alemania, el tercer semifinalista de la Euro 2016 | Los números finales de Alemania - Francia | Las mejores postales de Alemania 1(6)-1(5) Italia

Más de Goal.com

image beaconimage beaconimage beacon